viernes, 29 de enero de 2016

¿Estamos preparados para el virus zika?


Por nuestras condiciones climáticas y geográficas, el Perú tiene todas las condiciones para desarrollar esta enfermedad incurable, que en otros países vecinos ha afectado a miles de personas.

Ante la presencia del virus zika en 21 países de las Américas, el ministro de Salud, Aníbal Velásquez Valdivia, anunció una serie de medidas para controlar su ingreso al Perú. Así tenemos la colocación de ovitrampas en 20 regiones y la fumigación de cementerios y otros lugares donde el vector que la trasmite (el mosquito Aedes aegypti) se desarrolla.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hasta el miércoles 20 de enero en Sudamérica solo Perú, Argentina y Uruguay estaban libres del virus del zika. En cambio, en el Caribe, casi todos los países ya habían registrados casos, al igual que México y los Estados Unidos, en América del Norte.

En su primer reporte epidemiológico del 2016, la OPS señaló que Brasil el año pasado fue el país que más casos de pacientes infectados con zika reportó en todo el continente.

Además de las medidas de control, el ministro Velásquez Valdivia dijo que en caso el virus del zika se presente, el Perú está preparado para hacer frente a este mal, pues cuenta con los recursos para realizar un buen diagnóstico y las atenciones necesarias en caso se registre algún contagio.

Al respecto, el infectólogo de la clínica San Felipe Marcial Soto sostiene que es “muy difícil” distinguir al virus del zika, ya que se parece mucho al del dengue y de la chikungunya.
Indica que por ello nuestro país “lamentablemente” aún no se encuentra preparado para detectar los posibles contagios. “Es difícil su diagnóstico, pues sus síntomas son muy parecidos al dengue. No es grave ni mortal, pero deja secuelas que pueden incapacitar al paciente por seis meses”, manifesta.

Respecto a las medidas control, el vicedecano nacional del Colegio Médico, doctor Ciro Maguiña, sostuvo que ellas son insuficientes, pues son las mismas que no lograron un verdadero control del dengue y la chikungunya, lo que permitió su expansión en el país.

“La amenaza del zika nos obliga a buscar nuevas estrategias de prevención y control, una de ellas sería el control antropológico de este virus”, afirma.

Cuestión de tiempo
El Perú tarde o temprano será infectado por el virus del zika, porque el mosquito trasmisor no conoce de fronteras ni de pasaportes.

Según Maguiña, en el país están dadas todas las condiciones climáticas, geográficas, y entomológicas para la entrada del virus del zika, sobre todo en Tumbes, Piura, Lambayeque y la región amazónica.
En el 2015, por estos departamentos ingresó de los países vecinos el virus de la chikungunya, y mucho más antes, el dengue.

Por esta razón, el director regional de Salud de Tumbes, Mariano Yáñez, solicitó el lunes 25 de enero la declaratoria de emergencia de esta región ante el riesgo de ‘importación’ de casos del zika procedentes del Ecuador, de donde se han reportado hasta el 23 de enero 17 infectados.
Yáñez sostuvo que para reforzar la vigilancia sanitaria precisa de por lo menos 10 millones de soles. Actualmente solo cuenta con un millón 200 mil soles.

Zika y el embarazo
Si bien cualquier persona puede contraer esta enfermedad, el peligro de sufrir secuelas graves recae en los fetos.

Cada año en Brasil se reportaban 150 casos de microcefalia (cabeza pequeña) en menores; sin embargo, desde que el zika apareció el número de niños con dicha malformación se disparó, de ahí que los científicos hayan relacionado este incremento con la presencia del virus.

Aunque aún no está probado científicamente que el virus sea el responsable de las microcefalias, los científicos vienen recomendando a las mujeres embarazadas a no viajar a los países o regiones donde se han reportado zika.

El posible vínculo de casos de microcefalia en recién nacidos con el zika ha llevado a los gobiernos de América a extremar las medidas de prevención e incluso a recomendar que se eviten los embarazos.

Por el momento, Brasil, con 3.530 reportes, es el país con el número más alto de casos de microcefalia sospechosos de haber sido provocados por el virus.

Por ello, el Gobierno de Dilma Rousseff emprendió una intensa movilización para combatir el Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue, la chikungunya y ahora el zika, además de iniciar una investigación de la muerte de 38 bebés presuntamente relacionada con el virus.

Ante el caso de Brasil, la OPS ha insistido en establecer mecanismos para detectar y confirmar casos de infección y varios gobiernos del continente han instado a prestar especial atención a las mujeres en estado de gestación.

“La mujer embarazada debe protegerse en todo momento. Hasta que no haya estudios que digan en qué etapa de una embarazada es que puede adquirir el zika, no bajaremos la guardia y seguiremos alertando”, recomendó Ana Ríus Armendáriz, secretaria de Salud de Puerto Rico, en donde se ha diagnosticado una persona con el virus.

El virus se identificó por primera vez en 1947 en los bosques de Zika en Uganda (África) y fue detectado en América Latina en 2014 por las autoridades de Chile, que confirmaron el primer caso en la isla de Pascua.

Por ello, pocas personas en la región tienen defensas contra el virus, por lo cual se transmite con rapidez. Millones de personas en regiones tropicales de América podrían estar infectadas. (Redacción)

SABÍA

El Instituto Nacional de Salud (INS) cuenta con un laboratorio de alta tecnología para el diagnóstico rápido del virus zika, para tal fin usa la técnica del PCR (prueba de diagnóstico) en tiempo real, teniendo el resultado en 3 horas.