miércoles, 20 de enero de 2016

Sepa elegir sus amistades


Hay personas que dan alegría a nuestras vidas; sin embargo, otras nos provocan ira y tristeza. Para no tener estas decepciones, debemos fortalecer nuestro amor propio.

Todos hemos experimentado en alguna ocasión lo que significa mantener una amistad difícil, a veces incluso insoportable. En su libro Amistades Tóxica, la abogada Mireille Bourret se pregunta ante esta realidad: ¿Debemos huir o enfrentar a esas personas? Sea cual fuera la respuesta, ella dice que antes de tomar una decisión debemos saber que existe un buen número de reacciones intermedias que permitirán resolver el conflicto y conservar al mismo tiempo el equilibrio de la amistad.

“Cada persona es diferente, no existe una receta única que nos diga cómo hacer frente a una amistad problemática. Por ello debemos aprender diversas estrategias para saber manejar la situación”, afirma Bourret.

Una decisión inteligente
Las amistades tóxicas son tan negativas que pueden influenciar en el comportamiento de los demás. 

La escritora Viviane Freitas comenta que muchas jóvenes dicen que no tienen las mismas actitudes de esas malas amistades, pero las mantienen en su círculo social. “Pueden no hacer lo que ellas hacen, sin embargo apoyan o no les molestan sus errores. Es una cuestión de tiempo para que empiecen a cometer también los mismos errores”, alerta.

Ella señala que las amistades nocivas necesitan ser sacrificadas, y que esa decisión corresponde a cada una de nosotras.

¿Qué hacer para evitar este tipo de amistades? Freitas recomienda hablar poco e ir apartándose lentamente. Dice, además, que antes de acercarse a una persona en busca de su amistad, primero uno debe fortalecer su amor propio.

“Cuando usted se trata bien, es mucho más fácil elegir amistades. Sea amigable y generosa, pero jamás permita que alguien le haga sentir incómoda o le perjudique”, afirma. (CM.)

UNA MALA INFLUENCIA
· Consume energías, solo crítica y desprecia.
· Actúa con egoísmo y solo habla de sí misma.
· Es negativa y pesimista.

· Culpa a los demás por sus problemas.
· Vive mintiendo o saboteando a los demás.
· Le gusta armar chismes.
· No guarda secretos.
· Traiciona la confianza de las personas más cercanas.