miércoles, 6 de enero de 2016

Insulinoma pancreática: tumor poco frecuente


Enfermedad peligrosa que puede causar la muerte por falta de azúcar en la sangre.

Melissa Núñez Cornejo recuerda que cuando tenía 11 años sufría de mareo, dolores de cabeza y pérdida de conocimiento. “Mi madre muy asustada me llevó al hospital del Niño, donde luego de varios exámenes me detectaron un tumor en la cabeza del páncreas conocida como insulinoma, y que según los médicos, era de regular tamaño”, cuenta esta jovencita.

Los insulinomas en general son muy raros, afectan a menos de cinco por cada millón de personas sanas al año con preponderancia un poco mayor en el sexo femenino. La edad media al diagnóstico es de 47 años.

De acuerdo con el doctor Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector de Cáncer, estos tumores son mucho más raros en niños y en la mayoría  son múltiples en lugar de uno como pasa en los adultos.

El 90% de insulinomas son tumores benignos y solo el 10% son malignos o cancerosos.
Las causas de esta enfermedad se desconocen, aunque algunos médicos creen que existen algunos factores hereditarios que la desencadenan.

Las personas con insulinoma presentan hiperplasia (incremento del número de células normales que lo forman) de las células Beta, responsable de sintetizar y segregar la insulina, razón por la cual, según el doctor Aníbal Alarcón, jefe del servicio de Gastroenterología del Instituto Nacional del Niño-Breña, presentan niveles de glucosa bajas, de ahí que suelan desmayarse.

Tratamiento
La falta de azúcar puede generar la muerte del paciente. Si bien existen medicinas y alimentos que ayudan a elevar la glucosa, la única manera de curar esta enfermedad es a través de la cirugía.

Según el gastroenterólogo Aníbal Alarcón, si hay un solo tumor, este se extirpará, si hay varios, será necesario extraer parte del páncreas (pancreatectomía parcial). En ambos casos, la cirugía recomendada es la abierta, afirma.

El doctor Mauricio León, por su parte, sostiene que si solo hay un tumor y este es pequeño se optará por la cirugía laparoscópica (mínimamente invasiva).

En el caso de Melissa Núñez, ningún médico quería operarla debido a la precariedad de su salud.
Angustiada por la situación de su nieta, la señora Paula Hernández pidió a Dios que apareciera un doctor que pudiera hacer la cirugía. Este se presentó días después.

Luego de varias horas de cirugía, Melissa pudo volver a sonreír, ya que el tumor que era benigno, pudo ser extraído del todo. Hoy, con 18 años, ella es una joven llena de vida y salud.

Cabe señalar que una cantidad muy pequeña de pacientes podría desarrollar diabetes después de la cirugía, “siendo más probable que se presenten complicaciones en pacientes con tumores malignos que se hayan propagado a otros órganos donde la resección del páncreas va a ser mayor”, afirma el oncólogo León Rivera. (Redacción)

PRUEBAS Y EXÁMENES
Después de ayunar, se le puede examinar la sangre para buscar:
- Nivel de péptido C
- Nivel de glucemia

SÍNTOMAS
Si usted presenta algunas de estas molestias, acuda al médico:
- Ansiedad
- Visión borrosa
- Pérdida del conocimiento o coma
- Convulsiones o temblor
- Mareo o dolor de cabeza
- Hambre o aumento de peso
- Frecuencia cardíaca rápida
- Sudoración

NOTA
Tres son los únicos casos registrados en el hospital del Niño en los últimos 20 años, de los cuales uno falleció.