viernes, 29 de enero de 2016

Urgen propuestas para el mercado de capitales


Escribe: Ing. César Gutiérrez Peña (*)

Cuando de obtener financiamiento se trata, las empresas locales inmediatamente dirigen la mirada a los bancos, donde la tasa de interés es innegociable y alta para las organizaciones de medianas a pequeñas. Nadie piensa en la Bolsa de Valores de Lima (BVL) como una posibilidad, pues la impresión que otorga es que está destinada a las grandes corporaciones.

La BVL ha devenido en una entidad con muy bajos niveles de negociación diaria, las estadísticas oficiales nos señalan que a noviembre 2015, en compra-venta de acciones (renta variable) e instrumentos de deuda, solo se llegó a 12 millones de dólares. Esta cifra nos pone en la posición más baja entre nuestros socios de la Alianza del Pacífico; las Bolsas de Bogotá, Santiago y México negocian 5, 8 y 43 veces más, según cifras del mismo período, de la Federación Iberoamericana de Bolsas.

Es indispensable cambiar el rumbo de esta realidad y que las empresas encuentren en la BVL una vía de financiamiento. Se requiere trabajar con urgencia, conocimiento, imparcialidad y visión de estadista; un nuevo marco normativo que por lo menos resuelva tres aspectos: profesional de directivos y ejecutivos de la Supervisora del Mercado de Valores (SMV), condiciones de acceso a la BVL y reglas para generar confianza en los accionistas tanto mayoritarios como minoritarios.

Sobre los profesionales, su mercado laboral es muy pequeño y naturalmente son muy temerosos de colisionar con los actores grandes que pueden ser sus futuros empleadores. Hay ya algunos ejemplos para subsanar esta limitación, es pertinente que revisen el caso del operador del mercado eléctrico peruano.

Sobre las condiciones de acceso a la BVL, no deben ser engorrosas, tener costo asequible y que sean promocionadas intensamente entre las empresas es lo mejor.

Finalmente, el factor confianza pasa por tener reglas donde los accionistas minoritarios no perciban que pueden pasar por encima de ellos, cosa que hoy se ha convertido en moneda corriente.

La tarea a realizar debe hacerse desde los profesionales interesados, haciendo presión para que la clase política se anime a ingresar a este terreno que puede resultarle árido, pero que bien manejado generaría réditos para el país y méritos para los promotores legislativos.

---------------

(*) Expresidente de Petro – Perú