jueves, 14 de enero de 2016

Y ahora, ¿qué estudio?


Cada año, miles de jóvenes egresan de la secundaria. Saber qué se quiere en la vida y qué se necesita para lograrlo, requiere responsabilidad e información para no equivocarse.

Por presión de su padre y hermano mayor, Miguel estudió hace 10 años Contabilidad; sin embargo, su sueño siempre fue ser chef. “Cuando terminé el colegio en 1999, quería estudiar gastronomía, pero en mi ciudad, Moquegua, no existía un instituto que ofreciera esa carrera; por tanto, tenía que viajar a Lima. Conversé con mi padre, pero él no quiso, dijo que ese oficio era para mujeres, así que me mandó a estudiar contabilidad”, cuenta.

En el Perú, al igual que Miguel, 6 de cada 10 trabajadores sienten que están laborando en áreas alejadas de sus preferencias, lo que repercute, según el Ministerio de Trabajo, en la productividad del país.

Con el fin de cambiar esta realidad, en el 2005 el economista Gustavo Yamada propuso crear a las autoridades un portal que ayudase a los jóvenes a elegir de manera correcta la carrera, ya sea universitaria o técnica, que estudiarían.

A pesar de lo útil de su propuesta, la respuesta siempre era: no hay presupuesto. Tuvieron que pasar 10 años, para recién, con el apoyo del Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Educación, hacerse realidad este portal.

Con solo seis meses de creada (fue lanzada el 21 de julio del 2015), el observatorio laboral bautizado con el nombre “Ponte en Carrera” ha sido visitado por más de 145 mil usuarios.

A través de esta herramienta, hoy los jóvenes y padres de familia cuentan con información actualizada sobre las carreras mejor pagadas y la oferta formativa.

De acuerdo con el Ministerio de Educación (Minedu), el 2014 egresaron de la secundaria 400 mil estudiantes. Saber escoger una profesión, que responda al perfil, preferencia y a la demanda del mercado laboral, demanda madurez que, lamentablemente, la mayoría de los jóvenes no la tienen. Ante esta realidad, qué hacer.

Según el director académico de la Universidad de Ciencias y Humanidades, Fernando Alvarado Rojas, los padres deben orientar a sus hijos para que ellos elijan una carrera de manera objetiva, viendo lo que el mercado está demandando, y no, en base a lo que su corazón dicta.

Una vez escogida la carrera, la otra gran decisión, sostiene, será escoger la universidad e instituto, que mejor pueda formar al joven. “No todos los centros educativos superiores cuentan con la mejor plana docente ni con la infraestructura adecuada, que garantice una educación de calidad, por eso es importante saber elegir la que más se adecue a lo que se quiere”, afirma Alvarado Rojas.

León Trahtemberg, director del Colegio Aleph, dice que los jóvenes no debieran postular de inmediato a alguna carrera, que es preferible se tomen su tiempo para cerrar el ciclo escolar, madurar, pasear, trabajar, conocer mundo, clarificar sus ideas, y solamente después intentar el ingreso a la educación superior, como se hace en los Estados Unidos, Europa, Israel, etc.

Sobre el papel de los padres en dicha decisión, Trahtemberg considera que ellos deben inmiscuirse lo menos posible, para evitar que los hijos en el futuro les culpen de sus fracasos.

Superior o técnico
En gran parte de nuestra sociedad, la gente piensa que ser doctor o ingeniero te da un mayor estatutos; sin embargo, lo que muchos no saben, es que al igual que en los países desarrollados, donde los profesionales técnicos son muy demandados, y cuentan con buenos sueldos, en el país también, desde hace algunos años, viene ocurriendo lo mismo.

Según el portal “Ponte en Carrera”, un técnico en arquitectura puede llegar a ganar hasta S/. 3.900 al mes. Lo mismo uno que trabaja en minería. Un poco más atrás están construcción civil con S/. 3.600 y electricidad con S/. 3.200.

De acuerdo con Fernando Alvarado, la discriminación hacia las carreras técnicas ha traído serios problemas a muchas empresas, que al no encontrar técnicos calificados en el país, han tenido que traerlos del extranjero.

Con el fin de unificar la educación superior (universitaria y técnica), la Comisión de Educación del Congreso aprobó en noviembre pasado la ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior.

Según María Isabel León, presidenta de la Asociación de Institutos Superiores Tecnológicos y Escuelas Superiores (Asiste), gracias a esa norma las carreras técnicas dejarán de ser vistos como los patitos feos de la educación superior.

“Lo que está faltando ahora es que el pleno [del Congreso] apruebe el dictamen; una vez que ello se haga realidad habrá más inversión privada, elevando el nivel de competencia, en especial en la expansión de nuevas sedes al interior del país debidamente equipadas y construidas, así como la creación de un nuevo portafolio de carreras”, sostiene Isabel León.

En la actualidad existen 140 universidades públicas y privadas, 1.853 centros de educación técnico productiva (CETPRO), 778 institutos superior tecnológicos (IST), 218 institutos superior pedagógico (ISP) y 36 escuelas superiores de las Fuerzas Armadas (ESFA).

A largo plazo
Ya sea que hayas estudiado una carrera universitaria o técnica, lo que debes tener claro es que el retorno de la inversión no será de la noche a la mañana. Los ingresos que vas a obtener irán aumentando con los años [de experiencia] y los cursos de especialización que hagas. Así tenemos, según el portal “Ponte en Carrera”, que el sueldo de un egresado universitario será de aproximadamente S/. 1.900 el primer año; y de S/. 2.750 al quinto año. Mientras en una carrera técnica, el sueldo será de S/. 1.348 el primer año; y de 1.559 al quinto año.


“Estudiar la profesión que uno gusta, ayudará a reducir los índices de inadecuación ocupacional en el país y la oferta educativa que complica la rápida inserción de los jóvenes en el mercado de trabajo”, sostiene María Isabel León. (Redacción)