miércoles, 13 de abril de 2016

“Hay que ser ordenada para atender el hogar”


Ana Paula Cardozo es esposa y madre de un niño de siete años. Ella es comerciante y a pesar del poco tiempo que tiene, se da maña para cuidar de su esposo y su pequeño hijo.

Saber administrar los conflictos del hogar no es nada fácil. La falta de comprensión, de diálogo, entre otros factores, lleva a muchas parejas a pelearse. Por esta razón, cada vez más peruanos prefieren evitar las relaciones serias. Esta realidad, como es obvio, ha debilitado a la familia.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística (INEI) revelan que en el Perú, cada vez los peruanos se casan menos. Así tenemos, que el año pasado solo contrajeron matrimonio 60 mil personas, cifra irrisoria en comparación a la del 2014, que superó los 100 mil.

La capital es la región donde se registran más divorcios, con 7.666, y El Callao tiene el segundo lugar a nivel nacional con 984. San Martín de Porres (764), Comas (532), San Juan de Lurigancho (476), Santiago de Surco (463) y La Victoria (425) son los distritos con más separaciones.

Cambia esta realidad demandará mucho compromiso de las parejas, dice la psicólogo Carmen Mendoza.

Según esta profesional, las parejas deben tener claro que las relaciones perfectas no existen, que siempre van existir diferencias.

Para saber cómo sacar adelante un hogar, conversamos con Ana Paula Cardozo.

-¿Cómo usted cuida de su hogar?
- Me ocupo de la casa estipulando horarios para que mi día sea lo más productivo. Pero siempre teniendo en mente que ella es la que me tiene que servir y no al revés. De esta manera me doy tiempo para preparar la comida, relajarme y relacionarme con mi marido y mi hijo.

-¿Cómo hace para atender a su hijo y esposo, sin llegar a descuidar a uno de ellos?
- Parece complicado, pero todo es una cuestión de planificación personal. Gracias a Dios, me doy tiempo para los dos.

- ¿Qué consejos le daría a nuestras lectoras que están empezando su vida matrimonial?
- No idealizar demasiado el matrimonio, cuando hacemos eso, pensando que será un cuento de hadas, creamos expectativas que luego nos frustran más adelante. El diálogo es la clave para evitar conflictos, es esencial en todo momento.

Las decisiones deben tomarse conjuntamente y se deben hacer de manera temprana para que en el futuro no vayan a ocurrir pequeñas discusiones. (C.M.)