martes, 21 de julio de 2015

Exijamos lo que por derecho merecemos




Escribe: Ricardo Montero Lizama (*)

Nos preguntamos ¿El Perú tiene una política energética, de cara a los intereses nacionales? Por lo visto y hecho, y de acuerdo a lo que hacen y declaran los responsables del sector en el Ejecutivo, parece que no. O lo que es peor, ejecutan sesgadamente acciones que más parecen van por el lado de los intereses particulares, en vez de los intereses nacionales.
Y digo esto porque los resultados históricos demuestran el retroceso en el sector, de tal manera que tenemos actualmente una producción que bordea los 62.000 barriles diarios, después de haber alcanzado los aproximadamente 200.000. Como ven, una baja en la producción que demuestra fracaso en el tiempo.
Si consideramos que en estos años, países como Ecuador y Colombia, que comenzaron después, han elevado su producción de petróleo exponencialmente, se torna peor la apreciación. Hoy, incluso importamos petróleo ecuatoriano para cubrir el déficit.
Todos los días gastamos millones de dólares para cubrir nuestra demanda de este recurso, algo que no estaría ocurriendo si nos hubiéramos preocupado en buscar nuevos pozos.
Las consecuencias de nuestra poca producción, al que se agrega la baja del precio del barril de petróleo en el mundo, han originado que los gobiernos regionales y locales estén recibiendo menos por el concepto de canon.
Para obligar al Gobierno a encontrar soluciones inmediatas a este problema, que de agudizarse, podría perjudicar el financiamiento de muchas obras, las autoridades de las regiones, donde se extrae dicho recurso, se reunieron con los representantes del Ejecutivo. Hasta la fecha se desconoce una salida al respecto.
Si bien algunos señalan que existe el Fondo de Compensación, cabe señalar que por obstáculos de la ley esta no puede usarse al 100% para obras, por lo que no sería nada descabellado buscar su modificatoria, a través del Congreso de la República.
No olvidemos que el ministro de Economía Alonso Segura, es un economista ortodoxo y el delfín dejado por Castilla. Tuvo que ver en la elaboración de la Ley 30130, y es responsable del cuestionado artículo que saca a Petro - Perú de toda acción productora; razón de su exclusión en los lotes III y IV con Graña y Montero.

En fin, en cuestiones económicas de carácter estratégico y social, todo un molusco; lo contrario cuando se trata de medidas neoliberales de su autoría o de su gusto. Hagamos respetar el peso que tienen las regiones, toda vez que ellos también tienen el derecho de disfrutar de los recursos que se explota en sus jurisdicciones.