jueves, 16 de julio de 2015

¿Por qué un docente peruano no tiene el mismo prestigio que un finlandés?


Seguramente alguna vez se ha preguntado: ¿por qué un maestro peruano no goza  de prestigio social al igual que  un maestro finlandés? ¿Qué es lo que nos hace diferentes, si tenemos las mismas potencialidades,  capacidades para ser exitosos, valorados y respetados? Los verdaderos maestros enseñamos con vocación y amamos a nuestros niños y adolescentes.
Esta indiferencia se observa no solamente de la sociedad en su conjunto, sino también en las autoridades, unas más que otras, que no apuestan por el maestro, que no valoran la carrera docente. Perú, es el país de Sudamérica que menos invierte en Educación, por ello ocupa el último puesto en el ránking de comprensión de lectura y de libros per cápita leídos al año.
La educación finlandesa se base en 10 pilares de los cuales resumo las más importantes.
La educación es una profesión  que puede llegar a ser prestigiosa que la de un médico. Los maestros son valorados y tienen autoridad en la escuela y la sociedad.
Los fondos estatales se reparten de forma justa entre los centros educativos.

En Finlandia, la educación se toma en serio, pero también se da importancia al juego y al descanso.

Cada escuela y sus profesores diseñan y organizan el currículo. En cambio, en nuestro país, se copian modelos (muchas de ella importadas y alejadas a nuestra realidad) como las famosas rutas del aprendizaje que hasta  ahora no tiene las cosas claras.
La educación se personaliza. Se respeta el ritmo de aprendizaje de cada niño y se huye de las pruebas y actividades estandarizadas. Además, los profesores suelen ocuparse del mismo grupo desde el primer grado (7 años) hasta sexto grado (12 años), lo que ayuda a que conozcan a los alumnos mucho mejor.
En Finlandia, los alumnos tienen tiempo para todo. La educación se toma en serio, pero también se da importancia al juego y al descanso. En el Perú se habla de las horas efectivas de clase, que no se pierdan  ni una, entonces deberíamos estar por encima de ellos.
Los estudiantes no hacen exámenes ni reciben calificaciones hasta 5. En cambio, nosotros somos pioneros en tomar pruebas.

En conclusión, para mejorar la  calidad de educación en el Perú,  la carrera de docente tiene que ser revalorada, el maestro tiene que ser respetado social y económicamente, los alumnos tienen que estar bien alimentados, con productos de calidad y no con alimentos con fechas vencidas como ocurre siempre en nuestro país.