jueves, 9 de junio de 2016

El malhumor, un mal consejero


Muchas mujeres se la pasan renegando. Lo que no saben, es que esta conducta produce conflictos, discordia e infelicidad.

¿De qué sirve el cabello impecable, el maquillaje perfecto y la inversión en cremas antiedad si la expresión de renegona en su rostro va a anular todo?

Todos tenemos nuestro momento de malhumor que se consideran normales, siempre y cuando no sea una conducta habitual.

Si el malhumor se instala en forma permanente en nuestra conducta y comienza a ser algo más que circunstancial, deberíamos conocer las causas para saber lidiar con esta situación.

La mujer renegona generalmente se caracteriza por ser negativa, terca e individualista. Es la típica persona que suele ver siempre el vaso medio vacío en lugar de medio lleno.

Según Carmen Mendoza, psicóloga de familia, si una joven presenta estos problemas, debe saber que esta frente a una personalidad con cierta tendencia depresiva, agravada por determinadas situaciones de la vida que por alguna razón no puede resolver.

Todos pasamos por problemas que nos producen sufrimientos. La cuestión no es tanto identificarlos y resolverlos, sino saber convivir con ellos.

Mendoza dice que todo problema tiene solución; el punto está que debemos aceptar, hasta encontrar la salida, que vamos a tener que enfrentar contratiempos y disgustos.

El problema con las mujeres renegonas es que a ellas les cuesta asimilar estas dificultades; por lo que optan canalizar su frustración a través del malhumor.

Es así, como a ellas les molesta la compañía pero por otro lado se quejan porque están solas, se aburren pero no tienen ninguna iniciativa, viven contando sus problemas pero son incapaces de escuchar a los demás, critican a todos porque ven la “paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio”; en general, están disconforme con todo.

Reconocer el problema
Según la psicóloga, lo primero que debe hacer una mujer renegona, sino quiere que todo el mundo se aleje de ella, incluso los familiares, es reconocer que tiene un problema serio, que produce conflictos, discordia e infelicidad.

Una vez dado este paso, procurar un psicólogo (a) para realizar terapias, que consistirán en hacerle ver lo negativo de su conducta, en aprender técnicas de relajación, a través de ejercicios, técnicas de yoga, etc. (Redacción)

“Una mujer renegona es aquella que sufrió de  niña violencia, falta de amor y compresión cuando”.
Carmen Mendoza

Psicóloga de familia