jueves, 9 de junio de 2016

Varices, el temor de las mujeres


Enfermedad que no es solo un problema estético, sino también de salud, que puede causar la muerte.

Hace algunos años atrás, las varices solían afectar generalmente a las personas mayores de 40 años. 

Hoy, debido a los malos hábitos de vida, cada vez más jóvenes lo vienen sufriendo.


Las varices son venas dilatadas (inflamadas) a causa de la acumulación anormal de la sangre, debido a la debilidad en las paredes y válvulas de las venas.

Cuando por alguna razón las válvulas, que impiden el retorno de la sangre hacia las piernas, no cumplen su función, se generan problemas como edemas, hinchazón de las piernas o, en fases más avanzadas, tromboflebitis, o lo que es lo mismo, coágulos, los que dificultan la circulación.

Según Wernher Cuya Ochoa, médico cardiovascular, si estos coágulos viajan por la sangre hacia el pulmón, el paciente puede fallecer de un trombolismo pulmonar.

Para no poner en riesgo la vida, el doctor Cuya recomienda a la persona –una vez aparecidas las varices- visitar un especialista, para que le haga un estudio pre operatorio y así determinar desde dónde la vena está dilatada. Para ello debe utilizar el eco-Doppler.

A la fecha se desconoce las razones que causan las varices, sin embargo existen algunos factores de riesgo que la propician. Así tenemos el sobrepeso, pasar muchas horas sentado, múltiples embarazos, etc.

La señora Claudina Villacorta Castillo, de 63 años, cuenta que luego de su primer embarazo, a los 23 años, comenzó a tener varices.

“Al principio no le presté atención porque no me molestaban, pero con la llegada de mi segundo y tercer embarazo, ahí las varices comenzaron a fastidiarme. Empecé a tener pesadez en las piernas, calambre y sobre todo dolor”, refiere Claudina.

 Las varices usualmente aparecen en las piernas, aunque también pueden presentarse en otros sitios, como el esófago y en la zona anal.

Esta patología que en sus inicios no causa dolor es cinco veces más frecuente en las mujeres debido a la mayor cantidad de estrógenos, que alteran el tejido de las venas.

Tipos
Existen cuatro grados de varices. La primera es la conocida popularmente como ‘arañas vasculares’; y son varices muy pequeñas, visibles, que generalmente no precisan de cirugía, basta con un tratamiento.

En el grado dos las venas se van haciendo más visibles y empiezan a notarse una serie de síntomas, como hinchazón, dolor, edema, calambre, hormigueo, sensación de calor o picores y escozores.

Luego viene el grado tres y el grado cuatro. En esta última, afirma el doctor Cuya, aparecen las eccematosas y las úlceras. Las úlceras son difíciles de tratar y pueden infectarse con facilidad.

Claudina Villacorta revela que cuando fue al médico, este le dijo que la varice que ella tenía en la pierna derecha estaba en la fase tres, y que precisaba operarse, para evitar que se ulcerase.

A través de una programación, Claudina conoció a la Comunidad Cristiana del Espíritu, donde luego de usar su fe, fue curada. “Participé de las de las cadenas de sanidad, y luego de años de perseverancia logré recuperar mi salud”, refiere.


Tenga presente que las varices no aparecen de la noche a la mañana. Cuando se presentan es que han pasado muchos años. Así que cuide su salud y visite al médico regularmente. (Redacción)

PREVENCIÓN
- Caminar 30 minutos
- Comer saludablemente
- No estar mucho tiempo sentado
- No cruzar las piernas
- Usar ropa holgada
- Evitar medias ajustadas