jueves, 23 de junio de 2016

Trabajo infantil: mujeres las más perjudicadas


El INEI revela que solo el 36,7% de las adolescentes dejó de trabajar, frente a un 63,3% de los varones. Una tarea pendiente para las nuevas autoridades.

Rosita a pesar de sus 13 años, cocina como los mejores chef de Lima. Esa habilidad lo aprendió de su madre antes que falleciera.

Para ayudar a su familia, de lunes a domingo ella se despierta a las seis de la mañana para dirigirse al puesto de comida, que su padre y hermano tienen en un mercado de San Juan de Lurigancho.

Allí, Rosita con habilidosas manos prepara cau cau, arroz con pollo, lomo saltado, ají de gallina, que son la delicia de muchos comensales.

En el Perú, al igual que Rosita, lamentablemente miles de niñas y adolescentes se ven forzadas a trabajar, muchas veces más de ocho horas.

Las cifras preliminares de la Encuesta Especializada de Trabajo Infantil realizada el 2015 por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), y que fueron dadas a conocer hace algunos días atrás por el ministro de Trabajo, Daniel Maurate, si bien informaron que 323.000 niños y adolescentes en el país dejaron de trabajar entre el 2012 y 2015, también revelaron una preocupante realidad.

De acuerdo con dicho estudio, durante ese periodo solo el 36,7% de las adolescentes dejó de trabajar, frente a un 63,3% de los varones.

La familia
Carlos Villarroel Quinde, representante de la Adjuntía para la Niñez y la Adolescencia de la Defensoría del Pueblo, considera que el trabajo infantil en las jóvenes no disminuyó significativamente porque aún persisten factores sociales y culturales en muchas familias del país –sobre todo en el área rural- en el sentido que las niñas están para realizar labores domésticas, sea apoyando a sus padres, o trabajando en alguna casa.

Otra razón puede deberse a que hay mayor cantidad de niños que niñas involucrados en el trabajo infantil.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en el 2014 de un total de 168 millones de personas menores de edad trabajando en el mundo, 99.8 millones eran niños y 68.2 millones, niñas.

La fiscal de Familia del distrito de José Crespo y Castillo, Edith Soto Solís, cree que la razón está también en la irresponsabilidad de los padres.

“Aquí donde yo trabajo veo a muchos padres alentando a sus hijas adolescentes a conseguir parejas, para que ellas ya comiencen a trabajar.

¿Con qué fin hacen eso? Para desentenderse de la obligación que tienen  para con sus hijas en materia de educación, alimentación, vestido, etc.

Hay más
Otro dato revelador de la Encuesta sobre el Trabajo Infantil, es que solo el 46% de los niños y adolescente de 5 a 13 años dejó de trabajar en los últimos años.

Para el doctor Villarroel Quinde, dicha información es preocupante porque toda actividad laboral de una persona menor de 14 años en principio es ilegal (a no ser que sean labores ligeras, que exigen como mínimo 12 años).

Según el Código de los Niños y Adolescente (Ley 27337), las edades mínimas de trabajo para los menores de edad son: 15 años para labores agrícolas no industriales; 16 años para labores industriales, comerciales o mineras; y, 17 años para labores de pesca industrial.

Para las demás modalidades de trabajo la edad mínima es de 14 años.

La Encuesta Especializada de Trabajo Infantil reveló además que en el 2015 las tasas más altas de trabajo infantil se dieron en Huancavelica, Puno, Huánuco, Amazonas, Apurímac, Cusco, Áncash, Cajamarca, Ayacucho y Pasco, donde los porcentajes estuvieron por encima del 30%. En cambio, en Lima, Tacna, Tumbes y Arequipa se registraron cifras menores al 11%.

¿Qué hacer?
Según el representante de la Defensoría del Pueblo, es necesario que el nuevo gobierno dote de los recursos necesarios para la implementación de la Estrategia para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil-Enpeti (2012-2021), que permita garantizar un trabajo articulado entre las diversas entidades estatales comprometidas contra el trabajo infantil.  (Redacción)

ASISTENCIA ESCOLAR
- En el área urbana, el 71% de niños y adolescentes estudia, mientras el 7% estudia y trabaja.
- En el área rural, el 39% estudia, y el 34% estudia y trabaja.

SABÍA
10 millones 570 mil es el número de niños y adolescentes que vive en el país.