miércoles, 7 de octubre de 2015

Controle sus hormonas


Si hay cambios de comportamiento, es probable que se deba a desequilibrios hormonales, que no solo se dan cuando se llega a la menopausia, sino también durante el embarazo y la menstruación.

Para la actividad y buen funcionamiento de nuestros órganos, las hormonas juegan un papel vital. Sin embargo, por diversas razones, a veces estas sufren de alteraciones.
Por ejemplo, cuando la mujer se acerca al periodo menstrual debido a las variaciones de las hormonas del estrógeno y la progesterona muchas sufren de irritación, somnolencia y mal humor.
Otras alteraciones hormonales también ocurren en la pubertad, en el embarazo y en la menopausia. Sin embargo, hay otros factores que pueden influenciar esas variaciones, como la alimentación y el estilo de vida.
La endocrinóloga Samanta Gomes Ferreira explica la necesidad de prestar atención a los cambios de comportamiento. “Generalmente la mujer tiene más apetito un día y al otro no quiere saber nada con comer. O está muy feliz en un momento y al rato está peleando con todo el mundo. Si usted se conoce mejor, logrará evitar que las hormonas estén desordenadas”, afirma.
Para el buen desempeño hormonal, la doctora da algunos consejos, no sin antes advertir que si aun así continúan desniveladas, se debe procurar un especialista.
Alimentos azucarados.-  Modere el consumo de azúcar, pues la gran cantidad provoca resistencia a la insulina, que es la hormona responsable por llevar la glucosa a las células. Cuando eso sucede, además de que ocurre un desequilibrio hormonal, usted puede aumentar de peso y sufrir la temida diabetes.
Cafeína moderada.- Evite consumir té, café y chocolate después del atardecer, ya que contienen cafeína, que aumenta la producción de la hormona cortisol, responsable por la agitación.
Haga ejercicios.-  Ellos aumentan la producción de endorfina, la hormona del bienestar. Por eso, además de perder unos kilos, usted está de buen humor cuando hace cualquier actividad.
Duerma bien.- Cuando dormimos también producimos una hormona llamado leptina, que regula el apetito.
Estrés nocturno.- Durante la noche los niveles de cortisol disminuyen para relajarnos. Sin embargo, si estamos estresados y ansiosos, esa hormona no disminuye como debería y, por eso, tendremos problemas para descansar, lo que nos llevará a pasar una mala noche.
Evite dietas radicales.-  Ellas disminuyen la producción del estrógeno y desnivelan el ciclo de ovulación. Diariamente prepare alimentos con menos sal y grasa, adopte el consumo de frutas y verduras. (C.M.)