miércoles, 14 de octubre de 2015

Estreñimiento, mal de muchos


Hasta hace 25 años era una dolencia muy frecuente en las personas de la tercera edad, hoy, producto de los malos hábitos de vida, los jóvenes también lo sufren.

Hablar de esta enfermedad causa vergüenza a la mayoría de personas. Por esta razón muchos que la sufren prefieren callar, y solo acuden al médico cuando las molestias se hacen insoportables.
Hasta hace 25 años el estreñimiento era muy frecuente en personas de edad avanzada, sin embargo por los cambios de hábito alimenticio y de vida, ahora es muy común ver jóvenes con esta dolencia.
Como causa del estreñimiento, un individuo puede sufrir de hemorroides y de prolapso uterino. Y en los casos más extremos, de cáncer al colon.
En el caso de las hemorroides, según el doctor Luis Solano, del Centro de Proctología Solano, estas pueden ser internas y externas.
“A diferencia de la interna que se ubica en la parte baja del recto, por encima del ano, y que generalmente no causa dolor; la externa es muy molestosa por causa de la presión del anillo anal”, sostiene el galeno.
Además del dolor, la hemorroide produce escozor y sangrado, y en algunos casos ardor.
De acuerdo con Solano, no es normal que una persona sangre al momento de defecar, por lo que recomienda ir al médico si esta se presenta reiteradamente y en abundancia, ya que podríamos estar frente a un cáncer de colón.
En cuanto al prolapso uterino, la doctora Maribel Dextre, médico ginecóloga y directora de la página sermujer.pe, sostiene que esta empieza con una sensación de molestias, como presión vaginal, incontinencia urinaria, bulto pequeño hacia la vagina, etc.
Los factores de riesgo en la mujer pueden ser además del estreñimiento, la obesidad, tos crónica, cargar peso y la menopausia.
En el caso de la señora Helia Montes, el prolapso se debió al estreñimiento que ella misma se causó por ir solamente al baño una vez por semana.
Una persona con prolapso, dice la ginecóloga, sufrirá un descenso o caída de un órgano interno, que en el prolapso uterino puede ser la vejiga.
Helia durante 25 años tuvo que sufrir de este mal que solo pudo curarse cuando comenzó hacer sus cadenas de oración en la Comunidad del Espíritu Santo.
Mala alimetación
Según Sylvia Rodríguez Velez, directora del blog Healthy Pleasure, el consumo excesivo de dulces elaborados con harina y azúcar refinada, de bebidas y néctares artificiales, y de frituras han originado que hoy existan más personas, sobre todo jóvenes, con problemas de estreñimiento.
Para no sufrir de esta enfermedad, la nutricionista recomienda reducir en lo máximo posible el consumo de los llamados venenos blancos, es decir, harinas, azucares y sales, no solo porque inciden en la aparición de la hemorroide sino también del  prolapso y de otras enfermedades.
En su reemplazo, agrega, debe ingerirse legumbres, frutas, menestras, carnes blancas. Así como beber aproximadamente ocho vasos de agua diario para que las fibras puedan disolverse.
Rodríguez Velez también sugiere hacer ejercicios, ya que la vida sedentaria también influye en la aparición del estreñimiento.
“Si por razones de trabajo o estudio la persona no tiene tiempo, por lo menos, debe caminar por espacio de 30 a 35 minutos sin parar”, sostiene. (Redacción)