jueves, 19 de enero de 2012

La conversión de Sendero Luminoso

MOVADEF debe o no participar en la vida política democrática. Para los entendidos esto no es posible porque su ideología está basada en el pensamiento “Gonzalo”, el mismo que Sendero Luminoso pregonaba para alcanzar el poder. Más allá si el Jurado Nacional de Elecciones le da luz verde a esta organización, lo más preocupante es que 350 mil peruanos apostaron por ellos. ¿Qué está pasando?


Sendero Luminoso, la organización terrorista más sanguinaria que registra nuestra historia y que según el informe de la Comisión de la Verdad es el responsable de más de la mitad de los 70 mil muertos que hubo durante la década de los 80 y 90, ahora pretende participar en la vida democrática del país.

Para ello, un grupo de activistas liderados por el abogado Alfredo Crespo han recolectado 350,000 firmas para inscribir al Movimiento por Amnistía y Derechos (MOVADEF), ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

La inscripción de MOVADEF ha generado todo un escándalo en la opinión pública. No solo de los políticos sino también destacados juristas han señalado que esta no es posible debido a que este movimiento no cumple con uno de los requisitos indispensables señalado en la ley de partidos políticos que dice que toda organización debe tener bases democráticas.

En el caso de MOVADEF este movimiento no cumple con este requisito debido a que su doctrina ideológica se basa en el pensamiento Maoista-Leninista o llamado pensamiento “Gonzalo”, que busca llegar al poder a través de las armas.

Más allá de si esta organización logre o no su inscripción como partido político ante el JNE, lo que sí ha llamado poderosamente la atención es la cantidad de firmas (350 mil) que han logrado recolectar en tan solo un año. ¿Qué está pasando con nuestra población? ¿Acaso el número de muertos, desaparecidos y la destrucción material que tuvo el país no fue suficiente? ¿O es que estamos sufriendo de alzhéimer?

Aparentemente la mayoría de los firmantes de los planillones que presentó MOVADEF ante el JNE, son personas cuyas edades oscilan entre los 18 y 22 años. Es decir, gente que eran muy pequeños para recordar los horrendos crímenes que cometió Sendero Luminoso durante la década de los 80 y 90.

“El Universal” con el fin de refrescar la memoria de muchos olvidadizos ha hecho una recopilación de quienes están detrás de este movimiento, así como de sus verdaderas intenciones.

Pasado terrorista

Entre los principales fundadores de esta organización que tienen algún pasado terrorista o que en algún momento han sido integrantes de agrupaciones radicales como el Movimiento Nacional Nueva Izquierda (MNI), Patria Roja, etc., destacan Alfredo Víctor Crespo Bragayrac, Oswaldo Esquivel Caicho, Manuel Augusto Fajardo Cravero, Carlos Alfonso Gamero Quispe, Percy Santiago Mendoza Mateo, Fernando Claudio Olortegui Crispin y Luis Alberto Vásquez Rojas.

Es el caso, por ejemplo, de Alfredo Crespo, actual subsecretario de MOVADEF, a él se le condenó a 12 años de cárcel al habérsele encontrado culpable de pertenecer al llamado movimiento Socorro Popular, brazo derecho de Sendero Luminoso en los años 80.

De Crespo se sabe además que tras recuperar su libertad en el 2003 fue portavoz de varios terroristas. Asimismo valiéndose de su condición de abogado acusó al igual que la izquierda caviar que capturó la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) a varios policías y militares de ser “violadores de derechos humanos”, para de esta manera neutralizar la avalancha de denuncias que ellos eran objetos.

Sobre Percy Santiago Mendoza Mateo hay información preocupante. El 29 de octubre del año 2002, el portal agenciaperu.com informaba en su nota titulada “Sendero intenta renacer” que Percy Mendoza fue acusado en el año 1992 de integrar el grupo Socorro Popular, y además ser líder del movimiento político juvenil de Sendero Luminoso dentro de la Universidad de San Marcos cuando tenía 20 años.

Según la nota, en las investigaciones policiales se determinó también que Lucía Mendoza Mateo, hermana mayor de Percy, era experta en explosivos y lideró en el año 1995 un atentado contra el Hotel María Angola, en Miraflores.

¿A qué apunta Movadef?

Dentro de los lineamientos que propone esta agrupación está la de convertirse en un partido político con derechos de participar en comicios electorales. Pero existe una serie de intenciones que hacen dudar de la veracidad de la misma. Una de ellas es la de promover una amnistía general para policías, militares y terroristas condenados por crímenes de ilesa humanidad, en la que también estarían incluidos varios cabecillas terroristas que purgan cadena perpetua – tal es el caso de Abimael Guzmán Reynoso, Víctor Polay Campo, entre otros.

Asimismo busca una nueva Constitución que contemple los derechos fundamentales del pueblo. También la restitución de las libertades, derechos, beneficios, y conquistas democráticas conculcadas. Defender los derechos fundamentales y del pueblo.

Por otro lado, también propone luchar contra lo que ellos llaman el neoliberalismo y la globalización manifestación actual del imperialismo. Una frase muy vista en las pintas que hace Sendero Luminoso en algunas paredes del país.

La libertad política, la no criminalización de las luchas populares y contra la política persecutoria, son también algunas de las propuestas que MOVADEF ha presentado ante el JNE.

Estas peticiones no han sido bien vista por especialistas – quienes sostienen que de prosperar la petición de este movimiento se estaría aceptando que el Estado actuó de manera injusta y que los crímenes que allí se cometieron fueron producto de argot político de aquella época.

Para el exprocurador antiterrorismo, Julio Galindo, la sola intención de que MOVADEF este gestionando su inscripción en el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) es el fiel reflejo que en pleno siglo XXI Sendero Luminoso y el pensamiento Gonzalo siguen vigentes, teniendo como principal objetivo frenar los ataques por parte de los medios de comunicación y a su vez lograr la libertad de Abimael Guzmán y los demás terroristas presos, o al menos mejorar sus condiciones carcelarias.

“No puede permitirse que un grupo quiera ser un partido político y que en la ideología quiera ir en contra de la democracia”, dijo Galindo a una emisora local.

Entre tanto para el analista político, Fernando Tuesta Soldevilla, señaló que las posibilidades de que esta agrupación acuda a la vida política en términos pacíficos es improbable debido al pasado violentista de sus fundadores.