jueves, 5 de enero de 2012

Verano peligroso

En el 2011 se presentaron cerca de cinco mil casos de cáncer de piel. Según los cálculos del Senamhi este verano la radiación solar en Lima puede llegar a 15, el nivel más alto, por lo que esta cifra puede aumentar. Así que tome sus precauciones


Esta última semana los niveles de radiación UV llegaron hasta 14 en muchos lugares de Lima, siendo 15 el tope para esta parte del continente. Esta lectura realizada por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) puso en alerta a propios y extraños debido a las consecuencias que este acarrea para la salud. Y es que solo en el 2011 de acuerdo con el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) se presentaron cerca de 5 mil casos de cáncer de piel, la mayoría de ellos como consecuencia a la sobreexposición de las personas al sol.

Si bien los rayos solares son beneficiosos y necesarios para la vida humana ya que estimula la síntesis de vitamina D; favorece la circulación sanguínea y actúa en el tratamiento de algunas dermatosis, sin embargo, una sobre-exposición en la intensidad y el tiempo que pasamos al aire libre en verano puede acarrear una serie de efectos malignos para la piel y la salud en general, que van mucho más allá de las quemaduras evidentes de los días inmediatos, ya que pueden ser el detonante de manchas, arrugas, cataratas, cáncer cutáneo y tumoraciones superficiales a largo plazo.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen en todo el mundo más de 2 millones de casos de cánceres de piel distintos del melanoma y alrededor de 200.000 melanomas malignos. Según distintos estudios clínicos, utilizar un bloqueador de grado 15 durante los primeros 18 años de vida puede reducir hasta un 78% el riesgo de cáncer cutáneo.

En el Perú los altos niveles de radiación ultravioleta han hecho que el cáncer de piel sea el cuarto en incidencia después de los cánceres de estómago, pulmón y mamas.

Para el médico Álvaro Díaz, cirujano oncólogo de cabeza y cuello, una persona que recibe un exceso de radiación ultravioleta desde una edad muy temprana o por un tiempo muy prolongado tiene altas probabilidades de desarrollar un cáncer de piel. También están en peligro los que realizan actividades al aire libre como los vendedores ambulantes, agricultores, pescadores, obreros de construcción, policías y deportistas. “Ahí hay un factor de riesgo, pero también hay otros, como el color de la piel: una persona de piel clara puede sufrir lesiones por exposición al sol mucho más rápido que otra de piel más oscura”, dice. El pigmento de la piel protege más a unos que a otros.

El especialista precisa que el cáncer de piel más extendido consiste en una lesión o mancha que forma costra, sangra, que no es habitual y que puede crecer; y un segundo tipo que es el que deriva de los lunares y que toma el nombre de melanoma. “Ese es el más maligno y mortal. Y hay que sospechar que se trata de uno cuando un lunar es irregular, cambia de coloración o crece”, explica. En ambos casos el tratamiento es con cirugía.

Cuando se trata de melanomas, si uno lo deja evolucionar, aparte del daño en la piel, este también puede comprometer los ganglios linfáticos, el pulmón, el hígado el cerebro y llevar a la muerte. “El melanoma es agresivo. A simple vista parece insignificante, pero se va extendiendo en profundidad. Por eso es importante generar una cultura de la prevención ante cualquier mancha o lunar sospechoso en el cuerpo. Yo recomiendo el sistema ABCD para revisar manchas y lunares: “a” de asimetría, “b” de bordes, “c” de cambio de color y “d” de diámetro”, dice el oncólogo.

Otra de las enfermedades muy comunes por esta época lo constituye la conjuntivitis.

Esta dolencia aparece principalmente, por la falta de hábitos de higiene saludables, el sol, las altas temperaturas, así como por ciertos agentes químicos o alérgenos, como el polen, el polvo o el humo.

Jorge Velazco Quiroga, director del Instituto Nacional de Oftalmología (INO), dice que este trastorno ocular dura entre una y tres semanas y podría generar la pérdida de la visión. Es por ello que invoca a los bañistas a que no acudan a lugares expuestos a la contaminación y la alta radiación solar.

Velazco Quiroga sostiene que la conjuntivitis se divide en dos tipos: la viral, con una duración de siete a 14 días y que se caracteriza por enrojecimiento de los ojos, lagrimeo y presencia de legaña blanquecina; y la bacteriana, que suele aparecer con una gran inflamación y con legaña amarillenta o verdosa, y que en algunas ocasiones puede comprometer los párpados y otras estructuras oculares generando, por ejemplo, la celulitis orbitaria.

El especialista recomienda a quienes presenten estos síntomas que vayan al INO u a otro establecimiento de salud con servicio oftalmológico para iniciar el tratamiento adecuado y superar el mal.

Prevenir antes que lamentar

La Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer precisa que todas las personas –además de realizarse despistajes preventivos– deben usar protector solar desde los seis meses de edad. En la playa todos deberían aplicarse bloqueador 30 minutos antes de la exposición al sol para que la piel lo absorba. “Es importante reaplicarse el protector en cantidades iguales a la primera aplicación cada dos horas después de nadar, secarse con la toalla o después de sudar”. Recomienda también la utilización de un bloqueador de 30 FPS o más de protección solar.

Por su parte, el ingeniero Ccora del Senamhi recomienda al salir a la calle, gorros o sombreros para la cabeza, lentes de sol para cubrir los ojos y, en lo posible, usar ropa ligera que proteja hombros y brazos. También, dice, que se debe evitar la exposición al sol entre las 10 de la mañana y las 3 de la tarde, porque es el momento en que los rayos solares son más intensos.

Ccora también señala que las personas de piel blanca solo pueden exponerse al sol en Lima sin protector solar de 10 a 15 minutos, las de piel trigueña de 15 a 20 minutos y las de piel oscura de 20 a 25 minutos”. Los niños tampoco deberían estar tanto tiempo bajo el sol porque son el grupo de mayor riesgo. El oncólogo Álvaro Díaz señala que, a pesar de que el verano se asocia con altos índices de radiación solar, la población debe tomar precauciones todo el año.

Así que si está pensando disfrutar del verano o conocer la ciudad recorriéndola a pie, tenga cuidado. Antes el cáncer de piel se declaraba usualmente después de los 40 años, pero hoy aparece a edades más tempranas. En el interior del país eso está confirmado. Eso de tostarse bajo el sol es peligroso, según los especialistas, y ya debe ser cosa del pasado.

NOTA:

1.- El 90% de casos de cáncer de piel ocurre en personas de piel blanca.

2.- Perú, Ecuador, Bolivia y zonas del norte de Chile y Argentina, son los lugares donde se han presentado los mayores índices de radiación UV.

3.- El 70 % de la población no usa bloqueadores o filtro solar en sus actividades al aire libre.

4.- Para prevenir el cáncer de piel, la Liga Peruana de lucha contra el Cáncer, iniciará la “Campaña del Sol”, que comprenderá la distribución de 50 mil sachets de bloqueador con factor de protección solar mayor a 30 FPS.