miércoles, 16 de diciembre de 2015

Arañas peligrosas


La mordedura de muchas de ellas puede ser fatal. Se esconden en lugares oscuros, y solo salen de noche. De ahí la importancia de la limpieza.

El verano no solo es sinónimo de sol y playa, también de la aparición de ciertos insectos en nuestras casas, como las arañas. Dependiendo de sus características, algunas de ellas son peligrosas para el ser humano.

De acuerdo con el veterinario Gualberto Marcas Cáceres, responsable del Museo Serpentario del Instituto Nacional de Salud (INS), la araña casera, conocida científicamente como Loxosceles Laeta,es la más letal debido a su potente veneno, la cual una vez dentro de la corriente sanguínea de la persona causa enrojecimiento, infección, gangrena y hasta fallo de los riñones, llegando en mucho de los casos ocasionar pérdidas de vida.

“Las arañas caseras tienen cuatro pares de patas y tres pares de ojos, son nocturnas, es decir no se muestran en el día. Se esconden en lugares oscuros, como cajas, frazadas, detrás de los cuadros o cabecera de la cama, en los zapatos, por ello es de suma importancia la adecuada y constante limpieza en el hogar y tener precauciones cuando vean alguna telaraña”, sostiene Marcas Cáceres.

El médico veterinario agrega que las arañas caseras a pesar del terror que nos causa al verlas, son más bien tímidas, huyen de los humanos, sin embargo, puede desencadenarse alguna mordedura cuando accidentalmente las tocamos o pisamos.

En el Centro Nacional de Productos Biológicos del INS se elabora el antídoto o inmunosuero contra la Araña Casera, gracias a los laboratorios, equipos tecnológicos y un personal capacitado para su producción.

Este proceso comienza extrayendo el veneno de estos animales, luego aplicarlo en pequeñas dosis a un caballo, el cual tiene la propiedad de desarrollar anticuerpos en su plasma sanguíneo, que pasa por un proceso químico y así llegar a producir el antídoto.

¿Cómo reconocemos la mordedura?
Muchas personas que fueron mordidas durante la noche no saben identificar la mordedura de la araña, dejando pasar días, que son vitales para su salud.

Gualberto Marcas dice que existen características que nos permiten identificarlas. Así tenemos los colmillos de la araña que quedan impregnados en la piel de la personas. Luego el dolor, y transcurrido algunas horas, el enrojecimiento de la piel, que posteriormente adquiere una coloración morada.

En los casos más grave, agrega, la zona afectada comienza a necrosarse (pudrir).

El responsable del Museo Serpentario del INS dice que en caso de alguna mordedura es necesario llevar a la persona afectada inmediatamente al establecimiento de salud más cercano, donde le aplicarán el antiveneno, que debe ser recibido por el afectado en las primeras seis horas.

 “Lo primero que se debe hacer ante alguna mordedura es inmovilizar al paciente, evitando darle alguna pastilla ni inyección (no automedicarlo)”, refiere. (Redacción)