miércoles, 23 de diciembre de 2015

Críticas: ¿Sabe cómo lidiar con ellas?


Recibir críticas forma parte del día a día. En la presente nota, expertos nos dicen cómo lidiar con esto.

En su página personal, el ingeniero Randy Coaching, que es egresado de una escuela pionera en la creación de la Federación Internacional de Coaching (ICF) en Estados Unidos, orienta a las personas que cuando alguien critica (por más pequeña o grande que sea su crítica), es porque ya ha tenido millones de pensamientos en su cabeza, criticándose a sí mismo.

Como coach personal de vida, que es una metodología que permite alcanzar el máximo desarrollo personal y profesional de las personas para elevar y transformar la calidad de sus vidas, Randy explica que el hecho de que estas personas ejerzan una crítica no quiere decir que su mensaje sea real
Es solo una opinión que están teniendo en un momento determinado, con el grado de información e integridad que poseen al instante de expresarla. 

Agrega que las personas que critican constantemente son individuos con la autoestima baja, por eso no hay que hacerles mucho caso.

No siempre es malo
Las críticas no siempre son dichas con un afán de molestar e herir a la persona, algunas veces son expresadas para ayudarnos. Por eso debemos ser equilibrados al momento de escuchar alguna crítica, explica Renato Cardoso, conductor del programa “La Escuela del Amor”, que se trasmite todos los sábados al medio día por la cadena Record, de Brasil.

Para este consejero, cuando una persona expresa una crítica, en vez de ignorarla, debemos preguntarnos por qué lo dijo, comprenderla, y luego recién reaccionar, no antes.


Por otro lado, la consejera Núbia Siqueira destaca que el secreto para no dejarse llevar de forma negativa por lo que se escucha, es saber controlar los sentimientos, transformando la situación mala en algo provechoso. “No tenga miedo de las críticas y reprensiones. Ellas bendicen tanto como el elogio. Acepte y haga un autoanálisis, porque todos como ser humanos erramos. Tener alguien que nos ayude a observar donde estamos equivocándonos, es un privilegio y no un problema. Y aunque las criticas sean injustas, o con intención de disminuirnos, extraiga lo bueno”, concluye. (C.M.)