miércoles, 2 de diciembre de 2015

Pirotécnicos, no son un juego


Los fuegos artificiales son responsables de muchos accidentes, sobre todo en los niños.  

El trabajo de los médicos del Instituto Nacional de Salud del Niño Breña durante las fiestas de fin de año se duplica, debido al gran número de menores quemados y mutilados que llegan luego de haber manipulado los pirotécnicos.

Según el doctor Andy Wiegering, jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados de dicho nosocomio, el 90% de los accidentes infantiles por causa del uso de los pirotécnicos acontece en el hogar, siendo los niños menores de 5 años los más expuestos.

Para evitar accidentes, algunos de ellos fatales, varias instituciones han lanzado campañas tendientes a sensibilizar a los padres para que eviten que sus hijos manipulen los pirotécnicos sin la supervisión de alguna persona mayor.

Una de esas instituciones, es el Instituto Nacional de Salud del Niño Breña, que el último 26 de noviembre lanzó la campaña “Navidad sin niños quemados, el fuego no es un juego”.

En el lanzamiento de dicha campaña, estuvo presente Máximo, un niño de 13 años quien a los 3 años sufrió quemaduras de tercer grado en el 60% de su cuerpo, luego que su casa, ubicada en la provincia de Carhuaz, Huaraz, se incendiara por causa de los pirotécnicos.

El año pasado, según la policía, en Lima Metropolitana nueve personas fallecieron por causa de los pirotécnicos, y unas 30 quedaron con diferentes lesiones.

A menos de un mes de las fiestas de este año, ya una adolescente resultó con el 15% de su cuerpo quemado.

El hecho ocurrió en El Agustino el último domingo 29 de noviembre, en circunstancias que la menor de 15 años de iniciales G.M.T.Z bajaba de las gradas de una escalera, cuando de repente su vestido se incendió debido a unos mecheros de fuegos artificiales que se colocaron en la parte final de la escalera.

Los pirotécnicos no solo causan quemaduras y amputaciones de los miembros de las personas que la manipulan.

De acuerdo con el doctor Wiegering, también causan problemas de intoxicación, diarrea, vómitos y nauseas en los niños pequeños. Y en el caso de los recién nacidos, sordera y angustia.

El jefe del servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Instituto Nacional de Salud del Niño Breña dice que los adultos mayores también sufren por estas épocas, puesto que debido a la precariedad de su salud están más propensos a sufrir de paros cardíacos.

Según el Cuerpo General de Bomberos, durante estas fechas festivas, por culpa de los pirotécnicos el número de incendios en el país se eleva a 170%.

Penas mayores
Con el fin de frenar el comercio ilegal de los pirotécnicos, a inicios del año se aprobó la Ley 30299, mediante el cual se elevó las penas para quienes comercializan y vendan productos pirotécnicos sin autorización.

A partir de la fecha, las personas que vendan productos sin la autorización correspondiente recibirán de entre cuatro a ocho años de cárcel.  Mientras que las personas que generen daños a terceros a través de la venta de los pirotécnicos prohibidos, serán castigados con cinco y hasta diez años de prisión.

Respecto a las multas, el marco normativo señala que podrá aplicarse una sanción de media Unidad Impositiva Tributaria (UIT), o sea 1.925 soles.
Para Derik Latorre, titular de la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de uso Civil (Sucamec), esa cifra es irrisoria, ya que no disuade a nadie. Y no deja de tener razón. De acuerdo con la policía, en varias ciudades del país, inescrupulosos comerciantes continúan distribuyendo y vendiendo pirotécnicos sin autorización.

El último gran golpe que se les dio, ocurrió el 21 de noviembre pasado, cuando la policía decomisó en dos pueblos jóvenes de Lambayeque más de 2 millones de pirotécnicos, valorizados en más de 100 mil soles.

Así como el resto del país, en Lima también se vienen dando varios golpes a estos comerciantes.

El presidente del grupo multisectorial y gerente de Fiscalización y Control de la comuna limeña, Cristian Rosenthal, recientemente informó que a partir de este año en la capital ninguna institución podrá otorgar autorizaciones para vender o instalar ferias de artículos pirotécnicos en ningún punto sin antes ponerlo en conocimiento de esta comisión.

Dijo que antiguamente las personas que querían sacar ventajas de las prohibiciones, presentaban el permiso de Sucamec, Defensa Civil o algún municipio distrital para instalar ferias o vender productos pirotécnicos sin control alguno.

“Ahora, quien quiera hacerlo deberá pagar una multa y perderá su mercadería”, dice.

Productos prohibidos
Ante el peligro que representa los pirotécnicos, sobre todo para los niños, Defensa Civil elaboró una lista de estos productos que debe evitarse. Así tenemos: el Avión de Perlas, Bin Laden, Bolitas Mágicas, Bomba Trueno, Calavera, Cohete de Troya, Mama Rata, Cohete Chiclayano, Cohete Huanuqueño y Cohete Rojo.

Igualmente el Cohetecillo, Cohetón, Chapana, Chocolate, Jala Pita, Magic Whip, Pili Crackeres, Rascapié, Rata Blanca, Tronador, Mama Rata, entre otros.
En los últimos días la policía mostró un nuevo artefacto pirotécnico llamado Guty, que según Mario Machado, jefe de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UDEX), es más potente que la Mama Rata y el Bin Laden, ya que contiene hasta 80 gramos de pólvora y tiene un tamaño de 25 centímetros.

Respecto a los productos inofensivos y no detonantes, como Candelas, Rosas Chinas, Volcanes, Tortas, Cañas, etc., el titular de la Sucamec sostiene que solo deben ser vendidos a mayores de edad.
Agrega que cuando los niños quieran manipular los productos inofensivos, deben hacerlo siempre en compañía de un adulto, porque algunos menores tienden a llevárselos a la boca.
Latorre refiere que productos permitidos como los silbadores y los misiles generan un espectáculo visual al producir humo de colores y sonidos leves; mientras que los prohibidos generan explosión y un sonido estridente. 

Mascotas también sufren
No solo la salud y la vida de los seres humanos se ve afectada por los pirotécnicos, se sabe también que los perros y gatos sufren de estrés durante esas fechas, y en algunos casos hasta pierden la vida.

El año pasado, el representante del Grupo Caridad, Fernando Moreno, contó que su perro Lobo de Mar sufrió de un infarto ocasionado por el miedo a los pirotécnicos. Los especialistas explican que los canes pueden salir corriendo e incluso lanzarse de las ventanas y techos debido al miedo que sienten cuando escuchan esas explosiones.

“El fuego no es un juego”, advierte el doctor Wiegering, quien sostiene que si queremos pasar estas fiestas de fin de año en paz, armonía y alegría, debemos evitar el uso de los pirotécnicos. ¡Qué así sea! (Redacción)

CIRCULO
En la última década, solo en el Instituto Nacional del Niño Breña, se atendió a más de 47 mil niños quemados.


MESA REDONDA
EL 29 diciembre del 2001, el emporio comercial de Mesa Redonda estaba repleto de gente, cuando de repente una bola de fuego de 800 C se extendió por las calles y desató el terror.
Esa noche, un vendedor informal de pirotécnicos prendió uno de sus productos para mostrarle a una compradora. Para la mala suerte de 500 personas, que perecieron ese día, el pirotécnico fue a dar a uno de los cables de luz clandestinos, provocando la tragedia.