miércoles, 30 de septiembre de 2015

Anemia: mal silencioso


Afecta sobre todo a niños y mujeres fértiles. El Estado para la atención de partos prematuros causados por la anemia, gasta 632 millones de soles.

Ricardo (35) desde hace 6 meses tiene irritabilidad, sueño y propensión de infecciones. Su esposa preocupada lo convenció para visitar un médico, quien luego de mandarle hacer algunos análisis le dijo que tenía anemia. Ricardo quedó sorprendido por la noticia pues siempre fue una persona saludable.
Según el médico, la anemia de Ricardo fue provocada por su mala alimentación. 
Según la ciencia médica, existen dos tipos de anemia: la patológica que se adquiere en el nacimiento, y la ferropénica, que es la más común y el cual se origina por la deficiencia de hierro en la sangre.
La anemia afecta más a niños menores de cinco años, como a los que están en la etapa escolar. En el caso de los adultos, son las mujeres en edad fértil de15 a 49 años las más propensas a esta enfermedad debido a su menstruación.
Según el doctor Oscar Roy Miranda Cipriano, decano del Colegio Nutricionista, la anemia por deficiencia de hierro es uno de los principales problemas de salud pública en el Perú, con indicadores en niños y niñas de 48% en todo el país, y de más de 70% en algunos departamentos como Puno.
Por esta razón, Miranda Cipriano considera que debe declararse en emergencia nacional ya que ello condiciona la productividad de la persona, además que genera un gasto considerable para el Estado para enfrentar esta enfermedad y las conexas que se originan por su causa.
En su libro Impacto económico de la anemia en el Perú publicado en el 2013, la economista Lorena Alcázar Valdivia afirma que las personas con anemia que viven en el campo gastan 67 soles per cápita, mientras los que viven en la ciudad 152.4 soles.
Para Alcázar, esta enfermedad le cuesta a la sociedad peruana aproximadamente 2.777 millones de soles que representa el 0,62% del producto bruto interno (PBI).
De este costo, el componente más importante es el asociado a los efectos en la edad adulta de la pérdida cognitiva que genera la anemia en los niños, que alcanza unos 1.285 millones.
Los costos afrontados por el Estado llegan a los 632 millones que corresponden a la atención de partos prematuros causados por la anemia.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que en el mundo hay 1.800 millones de personas con algún grado de anemia.
Causas
Además de una deficiente alimentación a base de hierro y los periodos menstruales frecuentes, prolongados o abundantes, existen otras causas que provocan la anemia.
Así tenemos el cáncer de esófago, estómago y colón. Igualmente las várices esofágicas y las ulceras gástricas.
En el caso de la señora Rosa Elguera, la causa de su anemia se debió a la pobre alimentación que tuvo luego de dar a luz, razón por la cual tenía mareos, sueño, etc.
Como consecuencia de ello, su hemoglobina bajo a 9.
Se dice que una persona sufre de anemia cuando tiene menos de 12 mg/ml.
Sin embargo, cuando Rosa conoció la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo y comenzó a hacer sus cadenas de sanidad logró curarse. “Hoy, a mis 51 años gozo de una buena salud”, cuenta.
Entre los alimentos que ayudan a combatir la anemia, según el doctor Roy Miranda, están las carnes rojas (vacuno), el pescado, siempre y cuando su carne sea oscura, las vísceras como el hígado, riñón y bazo. Igualmente las menestras, siempre que se les agregue limón o se les acompañe con ensalada. (Redacción)