miércoles, 16 de septiembre de 2015

Cuidado: el rencor eleva el estrés


Las personas vengativas generan cambios químicos importantes en el cuerpo. Descubre más a continuación.

Un estudio realizado por los psicólogos Michael McCullougt y Benjamín Tabak, de la Universidad de Miami, mostró que las personas rencorosas o vengativas tienen niveles de cortisol más elevados y que esos marcadores de la llamada hormona del estrés se reducen si la persona en conflicto hace gestos de conciliación, perdón e intentos de acuerdos.
Ambos estudiaron la personalidad de las personas vengativas, los procesos y aptitudes que requiere el perdonar y los efectos saludables que de ahí se derivan. 
Los científicos llegaron a la conclusión que, el albergar resentimiento y enojo hacia otra    persona, estimula la respuesta de ciertos mecanismos del sistema nervioso simpático que elevan la llamada “hormona del estrés”: el cortisol, la cual puede medirse con un simple análisis de sangre. 
Asimismo explicaron que resolver los conflictos y dejar ir los resentimientos pueden causar un aumento de la hormona llamada oxitocina, que se relaciona con sentimientos de amor y bienestar.
Los investigadores concluyeron también que perdonar y dejar atrás las ideas de revancha, puede optimar la calidad de vida, la presión arterial, el sistema inmune y prevenir la depresión y la ansiedad.
Muchas veces expresar enojo dentro de una relación antes de que sea demasiado tarde para resolver las cosas es muy importante. Sin embargo, el punto es saber no guardar ese sentimiento sino expresarlo a través de la comunicación, para no sufrir de alguna dolencia.
Pasos que ayudan
Pon de tu parte.- El perdón empieza por uno mismo. Es hora de liberarte de todo ese peso, dándote cuenta que mirar hacia el pasado no ayuda para nada.
Escribe.- En las terapias sobre el perdón se suele aconsejar expresar los sentimientos por escrito. Es una forma excelente de liberar la ira, la confusión o los remordimientos.
Acepta.- Perdonar o pedir perdón son lecciones muy difíciles. Si sigues sintiendo dolor o rencor cuando piensas en una historia pasada, no te esfuerces en resolverlo en ese momento. Déjate a ti misma descansar y proponte abordar el asunto más adelante, cuando te encuentres más fuerte u optimista. (C.M.)