miércoles, 30 de septiembre de 2015

La queja de los egresados del colegio


Escribe: León Trahtemberg (*)

El “Proyecto de Vida” de la Fundación Lemann (Brasil) investigó la opinión de 126 egresados de secundaria de 20-21 años con altos puntajes en la prueba de egresados de secundaria (Enem) que estaban trabajando o estudiando, además de profesores, empresarios y líderes sociales,  encontrando quejas respecto a la desconexión entre la enseñanza escolar y lo que necesitan saber  para alcanzar sus distintos proyectos de vida, en las áreas cognitiva, socioemocional y de comportamiento. En lengua (portuguesa), señalaban dificultad para comprender instrucciones orales y escritas, expresarse con sentido, corrección y adecuación contextual al hablar y escribir mensajes sencillos y exponer argumentos en situaciones de comunicación más complejas. En matemáticas, dificultad para realizar las cuatro operaciones básicas: calcular porcentajes, interpretar gráficos y tablas,  preparar hojas de cálculo y falta de razonamiento lógico y educación financiera para administrar su propio salario. En habilidades socioemocionales, destaca “el gran temor de los jóvenes a mostrar que no saben algo y a formular preguntas para aclarar sus dudas”. También se quejaban de la falta de curiosidad, autonomía, compromiso, enfoque, resiliencia,  disposición a asumir riesgos y posicionarse.
Los jóvenes piden métodos de enseñanza más actuales, uso de ejemplos prácticos de aplicación,  clases más dinámicas, divertidas y enfocadas. Para ellos, la música, videos, lectura de historias y  conversación deben ser utilizados como herramientas de estímulo para el aprendizaje  de idiomas,  y la educación física y artística debe desarrollar la creatividad, autoconfianza, disciplina, liderazgo y  capacidad de trabajar en equipo. Reclaman la falta de orientación profesional, tener nociones sobre el mundo de la empresa y lecciones sobre cómo estructurar proyectos, presentaciones,  trabajar en equipo y cómo comportarse en una entrevista de empleo. 
Los académicos y empresarios agregan la desintegración de áreas curriculares, estrategias para resolver los problemas de comunicación usando textos variados que circulan en lo cotidiano.  En matemáticas falta el repertorio para controlar el propio salario, argumentar a partir de datos cuantitativos, falta de dominio del Excel, capacidad para utilizar el razonamiento lógico y abstracto para esquematizar un problema y proponer soluciones. 
En general les falta saber cómo identificar el problema; movilizar la información necesaria para comprenderlo y resolverlo; establecer un plan de acción para su solución; aplicar esta estrategia; monitorear y obtener una lección de todo este proceso. 

---------------

(*) Educador