jueves, 3 de septiembre de 2015

¿Cómo lidiar con el imprevisto?


Todos tenemos sueños y metas en la vida. Pero ¿qué pasa si hay un imprevisto en nuestro camino? ¿Qué hacer?

La mayoría de las personas se han mecanizado tanto en la vida, que cuando acontece algo fuera de lo común caen en pánico. Lo recomendable sería estar preparado para todo. Sin embargo, ¿cómo es posible prepararse para lo que aún no se sabe si va a suceder?
Iván Ruiz, gerente del Departamento de Marketing Online de Twago, la plataforma líder en trabajo online de Europa, explica que la respuesta no es tan compleja como parece ya que en la vida diaria estamos lidiando todo el tiempo, aunque sea inconscientemente, con factores que no hemos considerado. Por ejemplo, cuando falla la ducha, o en casos en los que el jefe nos asigna un proyecto que no teníamos contemplado, etc.
Si bien la solución de muchas de estas cosas pasa por la reacción y habilidad de la persona, Ruiz comparte algunos consejos que puedan ayudar.
1.- Hay mucha gente a la que le encanta hablar y hablar acerca del problema, quedándose así estancados en esta etapa por horas. Respira profundo, trata de olvidar los errores que te llevaron a estar en la situación actual (si es que tú los causaste) y ponte a pensar en las alternativas que te llevarán a salir del bache.
2.- Una vez que tengas tu lista, descarta las alternativas poco funcionales o complicadas, por ejemplo las que requieran ayuda de terceros, ya que entre más personas estén involucradas en el proceso, más difícil se convierte la ejecución.
3.- En muchas ocasiones es difícil solucionar problemas debido a que estamos inmersos en ellos y nos cuesta trabajo pensar “fuera de la caja”. Tal vez el consejo de alguien más no te ayudará a resolver la situación directamente, pero te puede dar más tiempo y/o alguna nueva perspectiva que no habías considerado.
4.- Cuando se trata de una situación complicada que requiere de una ejecución más elaborada tal vez puedes pensarlo durante una noche.
5.- Aprender de los errores es importante, pero más bien me refiero a los problemas o retos comunes a los que nos enfrentamos más de una vez. De hecho, muchas veces tenemos problemas que podrían ser evitados si estableciéramos soluciones de raíz.
Si bien es imposible prever los imprevistos, lo que sí puedes es afrontar con una mejor actitud los eventos repentinos. “Recuerda que lo imprevisto aparece a cada paso que damos, de ahí que debemos estar preparado en todo momento”, explica. (C.M.)