miércoles, 16 de marzo de 2016

Los dolorosos cálculos renales


Estas piedras, como también se las conoce, provocan además fiebre, ardor y sangre al orinar.

Los antecedentes familiares, el sedentarismo y una alimentación con mucha sal, azúcar y exceso de proteínas de origen animal, están entre los factores de riesgo para sufrir de cálculos renales.

Según Rubén Lamadrid Vences, médico urólogo del Hospital de la Solidaridad de Camaná, el 15% de la población peruana sufre de este mal.

Los llamados cálculos renales son consolidaciones de cristales, ubicadas en el interior de los riñones o en las vías urinarias (uréteres, vejiga), que cuando van descendiendo por el tracto urinario arrastran tejidos generando dolor y rasgos de sangre al orinar.

Los cálculos renales tienen diferentes tamaños. Algunos son del tamaño de un grano de arena, otros en cambio alcanzan tamaños como las de un limón.

Lamadrid dice que en un 70% los cálculos se eliminan espontáneamente bebiendo mucha agua, y un 30% a través de una técnica quirúrgica llamada litotricia, que consiste en romper las piedras por medio de ondas electromagnéticas, parecido a un láser, que atraviesa el cuerpo e impacta contra los cálculos, haciendo que se fragmenten para eliminarlos como arenillas.

Sin embargo, sostiene, cuando dicha técnica no logra fragmentar suficientemente las piedras, la cirugía tradicional es la única alternativa.

El 15% de la población peruana sufre de este mal.

Francisca Flores Mogollón cuenta que a los 53 años le detectaron 3 cálculos de regular tamaño, por esa razón durante 2 años sufrió de fuertes dolores. “Recuerdo que en más de una ocasión me tuvieron que llevar a emergencias”.

Otras causas
Además de los factores señalados, existen otros que predisponen a la persona a sufrir de esta dolorosa molestia.

El doctor Santos Pérez Pozo, de la Clínica La Luz, refiere que el clima y la excesiva deshidratación, el consumo de algunos medicamentos y la edad también influyen.

En cuanto al clima, dice, cuando hace bastante calor y la persona bebe poca agua, los riñones tienden a secarse favoreciendo la aparición de cálculos. Algo parecido acontece, sobre todo en las jovencitas, cuando hacen uso excesivo del laxante para bajar de peso.

Respecto al consumo de algunos medicamentos, el doctor Pérez alertó a no automedicarse, pues algunos productos como el ciprofloxacino contribuyen a esta enfermedad.

Sobre la edad, sostiene que una persona mayor con sobrepeso, hipertensión, diabetes, tiene altas probabilidades de sufrir de cálculos.

Cansada de padecer fuertes dolores, Francisca fue en busca de una solución, y ella la encontró en la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo, a donde llegó por una invitación.

Haciendo sus cadenas de oración, logró curarse luego de seis meses de perseverar.

Hoy, con 66 años, Francisca Flores lleva una vida tranquila, al lado de su familia.

El doctor Santos Pérez afirma que la presencia de un cálculo renal en una persona mayor pronostica que el paciente tendrá un evento cardiovascular en los próximos años, por lo cual es importante la corrección inmediata de los factores que facilitaron su formación.

Recomienda a la persona consumir agua de piña y de papa, pero ojo, sin azúcar, ya que ello facilita la aparición del cálculo.


“Si a pesar de ello, las molestias persisten, la persona debe ir inmediatamente a un urólogo o nefrólogo para el chequeo respectivo”, sostiene. (Redacción)