miércoles, 2 de marzo de 2016

Los spots electorales



Escribe: Mela Salazar de Velásquez (*)

Las campañas electorales son sobre todo publicidad política, pero llama la atención que, a diferencia de la publicidad comercial, tengamos una comunicación electoral caracterizada por su superficialidad e improvisación. Con 17 candidatos presidenciales en carrera, resulta difícil destacar, por esto pareciera que lo primordial es apostar por lo llamativo.

Dentro del panorama electoral, también nos encontramos con temas más controversiales, como es el caso de publicidad encubierta en el que han incurrido dos candidatos, al presentar propaganda política camuflada de académica, que fue sancionada con el retiro de paneles.

Por otro lado, un tema novedoso es la incursión de algunos candidatos en redes sociales. En esta plataforma se va generando una movida interesante a nivel juvenil.

Dentro de las clasificaciones de los spots electorales, el politólogo Arturo Maldonado considera también que se puede analizar si el spot contiene un mensaje positivo o negativo, y si el mensaje apela más a la razón o a la emoción o mezclan estos elementos.

Según la educadora Genara Castillo, no se puede manipular emocionalmente, y menos apelando al racismo que “consiste en un desprecio a los demás”, lamentablemente, se utilizan recursos racistas en las campañas, como “el cholo”, “el gringo”, “el chino”, “el chato”, “los pitucos”, “la raza diferente”, “el provinciano”, terreno peligroso porque divide a los peruanos.

Entre las campañas que han llamado la atención figura la del candidato de la “ola morada”, quien en su primer spot electoral critica a quienes usan bailes, regalos y recursos engañosos para ganar el voto de los electores. El video, difundido con bastante acogida a través de redes sociales, hace un contraste con los ofrecimientos trillados de los políticos tradicionales, diciendo: “El Perú necesita soluciones serias y no políticos que hagan tonterías”.

Una campaña electoral es el momento perfecto para vender uno de los productos más complejos y difíciles del mercado: un candidato presidencial. Que en esta nueva elección, la comunicación se mueva entre códigos de esperanza y optimismo; de autenticidad y honestidad. Recordemos, como dice la campaña promovida por el Jurado Nacional de Elecciones: “Este 10 de abril, Vota Bien, con un Voto Informado”. Elijamos candidatos sin manchas.

-----------

(*) Colaboradora