jueves, 27 de octubre de 2011

Cáncer de páncreas, el más agresivo

Uno de los genios de la informática acaba de irse. Steve Jobs, se une a la larga lista de celebridades que dejaron este mundo como consecuencia del cáncer de páncreas. Si usted no quiere correr el mismo infortunio, tome sus precauciones


La recientemente desaparición de Steve Jobs, el genio creador de Apple, quien murió de cáncer del páncreas a los 56 años, nos lleva a la pregunta de qué tan importante es para el ser humano, especialmente para aquellos que ya pasaron la barrera de los 30 años, el tema de la prevención.

Y es que a diferencia de las demás enfermedades que aquejan a las personas, el cáncer, por lo general, es indoloro, y no presenta síntomas, solo se da a conocer cuando el mal ya se diseminó a otros órganos.

Entre los tipos de cáncer que conocemos, dice el doctor Willy Alvarado de la clínica de Huánuco, el más maligno y agresivo es el cáncer de páncreas, ya que es un padecimiento difícil de detectar y es una de las neoplasias de mayor incidencia, pues es la cuarta causa de muerte por esta enfermedad en el mundo.

El páncreas es una glándula con dos funciones principales: producir jugos que ayudan a descomponer los alimentos y generar dos hormonas: la insulina y el glucina, que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Indetectables

Los síntomas del cáncer de páncreas en muchas ocasiones se confunden con otras enfermedades, entre estos están la coloración amarillenta de la piel y ojos, que puede atribuirse a problemas hepáticos; pérdida de peso y apetito, fatiga extrema y dolor en abdomen y espalda.

Según Alvarado, se desconocen las causas del cáncer de páncreas, aunque considera como factor de riesgo el tabaquismo, la diabetes, enfermedades genéticas como la pancreatitis hereditaria y el cáncer del colon.

Asimismo, dice, la edad superior a los 45 años, obesidad e historia familiar con esta enfermedad.

El galeno cree asimismo que el modo de vida que se lleva puede influenciar en la aparición, más o menos rápida, de una diabetes. “Aquí el papel del tabaco y del alcohol vuelve aparecer, al igual que una alimentación demasiada rica en grasas de origen animal o en azúcares”, refiere Alvarado.

El páncreas se localiza detrás del estómago y es poco visible. En muchas ocasiones es difícil detectar cualquier tumor o anormalidad. Por ello, el diagnóstico se basa en un historial clínico completo, así como estudios por imágenes como tomografía computarizada, ultrasonido y resonancia magnética, a fin de determinar con certeza la presencia de la enfermedad.

Esta se confirma finalmente mediante una biopsia por aspiración con aguja fina, que no requiere de cirugía.

Prevención

Para evitar contraer una pancreatitis o cáncer de páncreas lo mejor es evitar los factores de riesgo que lo pueden llegar a desencadenar, como fumar, alimentarse con carnes ricas en grasas y la exposición a determinados productos químicos.

Principalmente debemos eliminar de nuestra alimentación el alcohol en exceso y hacer grandes comilonas.

Es muy importante para que nuestro organismo funcione bien y sea saludable mantener el peso ideal. De acuerdo con la nutricionista Carmen Castillo, se debe realizar periódicamente actividad física, aumentar la ingesta de fibras que se encuentran presente en las frutas y vegetales, así como en las menestras.

La profesional, dice que las personas con resistencia a la insulina deben cuidar que sus glucemias no tengan grandes variaciones, para ello deben evitar la ingesta de azúcares simples y harinas refinadas.

En caso que el cáncer de páncreas ya se haya presentado, el tratamiento dependerá del avance de la enfermedad y puede ser quirúrgico, ya sea para extirpar el tumor por completo, o de tipo paliativo, es decir, cuando ya se diseminó para lograr aliviar los síntomas o para prevenir las complicaciones. El tratamiento puede incluir radioterapia o quimioterapia.