jueves, 20 de octubre de 2011

Reformas estructurales podrían ser la solución


“El último gobierno no hizo nada por frenar los asesinatos”. Ese es la percepción que tiene el presidente de Aprosec César Ortiz Anderson, al señalar que las reformas estructurales que se vienen dando en los altos mandos de la Policía Nacional debieron darse hace años, dado que esta representa un paso adelante en la renovación de los generales para así acabar con la corrupción que nos ha llevado a que seamos uno de los países más inseguros y con altos índices de homicidios en América Latina.

De acuerdo con el experto en temas de seguridad, debemos darles nuevos aires a la Policía, para ello tenemos que hacer una renovación completa, para que solo se queden personas probas, honestas y capaces en los puestos claves de esta institución”, señala Ortiz.

En Chile, por ejemplo, solo existen cuatro generales que manejan toda la policía de ese país. En Colombia, el número de oficiales de ese rango apenas llega a seis. En el Perú, hasta hace poco había más de 30 generales.

Para el presidente de Aprosec, la lucha contra la delincuencia pasa por hacer que los gobiernos locales sean más eficientes en la seguridad ciudadana. Asimismo que el Poder Judicial sea más duro en materia normativa delincuencial.