jueves, 20 de octubre de 2011

Crímenes en alza



La criminalidad en América Latina se ha triplicado. Un reciente estudio de la UNODC así lo confirma. En el Perú, más de 3,000 personas fueron asesinados durante el 2010. ¿Qué está pasando en el país?


En un continente tan violento como se ha convertido América Latina, titulares como “15 mueren asesinados por ajuste de cuenta”, “Ola de asesinatos enluta 30 familias en Sao Paulo”, “Cartel de Tijuana se adjudica muerte de 15 periodistas”, se han convertido en pan de cada día. Y es que según el último estudio de la Oficina de la Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en esta parte del mundo se cometen alrededor de 100 asesinatos diarios.

De esta lamentable situación, el Perú no se escapa. De acuerdo con este mismo organismo, nuestro país se encuentra ubicado entre uno de los más violentos de la región al registrar 11 asesinatos por cada 100 mil habitantes, cifra alarmante debido a un incremento considerable con respecto al 2004, en donde registramos 4 asesinatos por cada 100 mil habitantes.

Estas cifras nos generan una encrucijada que nos lleva a una sola pregunta ¿Por qué ha aumentado el homicidio en el Perú?

Existen diversas teorías y opiniones sobre las posibles causas del problema. Por ejemplo, para el experto en temas de narcotráfico Jaime Antezana, la violencia y por ende el asesinato están ligadas de forma directa e indirecta al narcotráfico, esto se debería a las continuas pugnas entre los cárteles de diversas firmas que operan en nuestro país. Esto según el especialista, convierte al Perú en un flanco perpetuo de violencia, haciendo que este sea visible con respecto a otros países.

Antezana señala que solo en el 2010 se realizaron alrededor 3 mil asesinatos en el Perú, de los cuales 115 murieron producto de ajuste de cuenta entre firmas de narcotraficantes en 13 regiones del país, lo que hace aún mas difícil el accionar de la policía.

“Ya no estamos hablando de delincuencia común, lo que está ocurriendo es el auge del narcoterrorismo que opera de forma indiscriminada, y esto va a poner en jaque a las autoridades debido a que van enfrentar a grupos armados con igual o mejor armamento que el propio ejército, y a medida que pase el tiempo su campo de acción se va a trasladar del campo a la ciudad- generando un clima de violencia aún mayor. Si no se hace nada al respecto estas cifras se van a cuadriplicar en algunos años”, sostiene Antezana.

Por su parte, el experto en seguridad y presidente de Aprosec, César Ortiz Anderson, señala que la ola de asesinatos que se están produciendo en el Perú se deben en gran parte a una serie de falencias en la estructura del gobierno desde el año 2006, fecha en que los índices de violencia de todo tipo comenzaron a ascender de forma alarmante.

El especialista señala que si antes se mataba por robar un celular, hoy en día lo pueden hacer por unos cuantos soles, debido a las falencias y vacios legales en el código penal, esto sumado a un hacinamiento y exceso de carga procesal de entidades estatales que velan por el cumplimiento de la ley.

“En estos casos hay que ser francos y concisos, no se va a acabar con los asesinatos si no se reforma la constitución y por ende el código penal para que las penas sean más severas. No es posible que existan muchos casos en que los delincuentes se acojan a beneficios penitenciarios y que solamente cumplan con un tercio de su pena, eso se tiene que cambiar, sino los índices de violencia van a ser incontrolables”, acota Anderson.

Para el representante de la UNODC para el Perú y el Ecuador Flavio Mirella, uno de los factores principales del aumento de la violencia y por ende el asesinato en sociedades como la nuestra, está en la bonanza económica que venimos pasando el cual ha generado que en el mercado exista una mayor rotación del dinero, por lo que las posibilidades de que se mate por dinero se ha convertido en el móvil perfecto, esto sumado a una serie de factores de inseguridad en la que se vive no solo en el Perú sino en otras partes de Latinoamérica.

Cabe señalar, que el alto índice de criminalidad en el país también se ve reflejado en un informe de la empresa Apoyo, que señala que desde el 2004 hasta la fecha la delincuencia ha tenido sus picos más altos. Y las cifras no mienten. En estos últimos siete años la criminalidad ha pasado del 17% al 39%, dura y triste realidad para un país que se jacta de estar en un franco crecimiento económico, pero que sin embargo no muestra un cambio sustantivo en lo que se refiere a la seguridad ciudadana.

En otras partes de Latinoamérica

Si en el Perú la situación de la violencia con muerte es delicada, el resto de la región lo es aún más, según las cifras de la UNODC.

En su último estudio se indica que en el 2010, a nivel mundial, se cometieron 468.000 homicidios. De estos, alrededor del 36 por ciento tuvieron lugar en África, el 31 por ciento en las Américas, el 27 por ciento en Asia, el 5 por ciento en Europa, y el 1 por ciento en Oceanía.

Para el caso de Centroamérica, este organismo revela que en cinco de los ochos países de esta parte del continente las tasas de homicidios han aumentado considerablemente, especialmente en México y Honduras.

Para la UNODC, el incremento de la violencia en estos países se da por una serie de factores socioeconómicos y políticos, esto sumado a las deficientes campañas de reinserción por parte de los estados que impiden que los jóvenes puedan desarrollar diversas actividades fuera del hampa.

Este mismo organismo destaca también la presencia del narcotráfico como fenómeno para el incremento de la violencia en Centroamérica. El informe señala que los cárteles mexicanos se han ido moviendo hacia el sur, estableciendo puntos de apoyo en países como Guatemala y Costa Rica, donde la seguridad ha sido uno de los grandes problemas del por qué estos países no han podido desarrollar un crecimiento sostenido en sus economías.

Esta situación se ve reflejada en el reciente informe del Banco Mundial, donde se revela que los delitos violentos de Centroamérica suponen un gasto del 8% del Producto Bruto Interno de la región para poder luchar contra la delincuencia.

Datos:

1.- En Centroamérica según la UNODC, 1 de cada 50 hombres mayores de 20 años morirá antes de alcanzar los 31 años debido a la ola de homicidios que hay en esa parte del mundo.

2.- Los países más violentos de América, medidos por el porcentaje de muertes por cada 100 habitantes, según este organismo son: Honduras (82 asesinatos por 100 mil habitantes), El Salvador (66), Jamaica (52), México (20) y Venezuela (49). Luego le sigue Brasil (43) y Colombia (33).