jueves, 20 de octubre de 2011

Cuidado con las estafas


En una época en que todo el mundo quiere tener liquidez, ya sea para comprarse un auto, una casa, o simplemente pagarse una maestría, las entidades financieras están prestas para darte dinero. Sin embargo, el problema surge cuando algunas, como ciertas cooperativas, aprovechan esa coyuntura para estafar.


Con el boom financiero que vive el país desde algunos años atrás, muchos peruanos hoy en día vienen prestándose dinero, ya sea de un banco, cooperativa o cualquier institución financiera, con el fin de adquirir algún bien. Esta situación ha traído consigo que algunos inescrupulosos, aprovechen este entusiasmo para estafar a un sin número de incautos.

Es el caso, por ejemplo, de la Cooperativa de Ahorros Atlantis, quienes valiéndose del desconocimiento que tienen algunas personas al momento de solicitar un préstamo les hacen firmar una serie de documentos, mediante el cual muchos ingenuos están a punto de perder sus bienes producto de un embargo coactivo y en algunos casos a punto de ser rematados a precios irrisorios.

La Asociación de Consumidores y Usuarios (Aspec) ha detectado a más de 100 personas estafadas por esta cooperativa.

Aquí algunos de los testimonios recogidos por “El Universal”, sobre lo que les toco vivir a algunos de estos estafados.

“Sentí que el mundo se me venía encima”

La historia de José Navarro (56) se repite a diario en nuestro país. Víctima de la necesidad de querer comprar darle algo mejor para su familia, José, empleado del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) desde hace 12 años, decidió aceptar la oferta de un préstamo ventajoso, bajos intereses y facilidades de pago que le ofrecía la Cooperativa y Ahorros Atlantis.

Es en esos momentos en que el agraviado opta por pedir un préstamo de mil 500 soles que a la larga sería su pesadilla. “Jamás pensé que un simple préstamo para que mi hija continuara sus estudios universitarios sería el agravante para que en la actualidad vaya a pagar cerca de quince mil soles. La forma en la que te cuentan las cosas hace que creas en ellos. Al principio te dicen que la cooperativa tiene convenio con tu institución así que no va a ver ningún problema, minutos después te sacan un folder con documentos en donde te hacen firmar sin darte tiempo a que los revises, fue en esos momentos que sin saber lo que estaba haciendo acepté una conciliación judicial en la que me comprometía a pagar la suma de 15 mil soles como si yo nunca hubiese pagado ni una letra. Meses más tarde me llegó una notificación judicial en la que señala que tengo una deuda y que esta a punto de pasar a ser coactivo,” nos narra indignado José.

Hoy en día al señor Navarro le descuentan por planilla la suma de 198 soles que según los especialistas tendría que pagar los próximos seis años.

“Archivaron mi demanda por falta de pruebas”

Mario Brandez (35) es otra de las víctimas de la Cooperativa Atlantis. A él le prestaron la suma de mil 600 soles, dinero que le serviría para hacer algunas modificaciones a su vivienda.

Desde hace un tiempo, Mario quería terminar con los acabados de su sala. Por ello, cuando se enteró de las ventajas que ofrecía esa entidad financiera no dudó en aceptar el préstamo.

Todo era color de rosa para Mario, hasta que un día llegó a su domicilio unos documentos que decía claramente que su deuda se había vuelta coactiva y que si no se acercaba inmediatamente a las oficinas de Atlantis, podría perder hasta la casa debido a que había suscrito, sin saberlo, un acta de conciliación en la que reconocía que tenía una deuda de 17 mil soles con la cooperativa y que autorizaba que se le descuente por planilla la suma de 200 soles mensuales.

“Intenté en varias oportunidades entablar comunicación con los directivos de Atlantis pero nadie me dió la cara, al final logré conversar con uno de los corredores, quién me manifestó que ellos no habían incurrido en ninguna falta y que todo lo que venían haciendo estaba especificado en el contrato, no había nada de irregular. Es en ese instante en que presenté una demanda ante el Poder Judicial, que dos meses después lo declararo infundado por falta de pruebas”, recuerda el afectado.

¿Cómo operan estas cooperativas?

De acuerdo con el presidente de Aspec Crisólogo Cáceres, las estrategias comúnmente usadas por estas cooperativas sería la de presentarse con amabilidad en las instituciones en su mayoría públicas y unas cuantas privadas, con el gancho de que les van a brindar a sus trabajadores prestamos en situaciones ventajosas a sola firma, con plazos e intereses por debajo del mercado. Por otro lado, a los interesados les mencionaban que ellos no iban a tener ningún problema con sus empleadores dado que tenían un convenio firmado entre ellos.

“Estas ofertas convencieron a muchos, quienes sin saberlo fácilmente cayeron en la trampa de estas instituciones”, refiere el titular de Aspec.

Cáceres cuenta que una vez que los clientes recibían el dinero, estas cooperativas hacían valer de forma fraudulenta las actas de conciliación que en muchos casos habían sido concebidas sin seguir lo pasos legales. Por ejemplo, recordó que jamás se les notificaba a la otra parte del juicio que se le venía siguiendo, solamente se les hacia llegar documentos coactivos cuando el proceso judicial estaba avanzado.

Ante el incremento de “instituciones financieras” que vienen ofreciendo atractivos préstamos de dinero, Aspec dio a conocer que uno nunca debe firmar un contrato sin tener la asesoría de algún especialista.

Asimismo recomienda cerciorarse sobre los antecedentes financiaros de la entidad con la que van a trabajar. También recuerda que jamás se debe entregar las fotocopias legalizadas del título de propiedad de alguno de sus inmuebles a alguna cooperativa, y que tenga presente que las actas de conciliación solamente se firman cuando el usuario haya incumplido con las letras del préstamo, por ningún motivo antes.