jueves, 6 de octubre de 2011

“El pandillero necesita el apoyo de su familia”


“El apoyo emocional juega un papel preponderante”. Esa es la teoría del psiquiatra experto en trastornos psicológicos Martin Nizama, quién manifiesta que en una sociedad tan convulsionada y plagadas de carencias no solo económicas sino afectivas, el rol fundamental de la familia y en especial de los padres son de suma importancia en la formación emocional de un adolecente.

Nizama hace referencia al alto porcentaje de hogares disfuncionales que existen en nuestro país, en donde los continuos problemas conyugales terminar por asfixiar a los adolecentes que empiezan a buscar algún tipo de salidas fuera de su casa.

“Un niño por menos edad que tenga es consiente que algo no esta marchando bien en su hogar. Ellos son testigos de las continuas peleas de sus progenitores y se sientes en muchos casos impotentes de no poder hacer nada por solucionar el problema, ese niño cuando sea un adolecente va a buscar donde desfogar toda su impotencia, es ahí donde busca sentirse libre y protegido aunque esta sea en grupos de antisociales que tienen problemas en común” señala Nizama.

El especialista añade que las acciones de las personas con problemas de personalidad (pandilleros) buscan todo el tiempo captar la atención de la gente porque es lo que nunca tuvieron en casa trayendo como consecuencia actitudes violentas y agresivas de la que difícilmente pueden salir. “Para ellos es lo más normal pertenecer a una pandilla por los roles que tienen que cumplir, en muchos casos se sienten comprometidos con su grupo lo que hace dificultoso que se puedan readaptar a la sociedad” acotó.