lunes, 18 de abril de 2011

El empleo latino se recupera en Estados Unidos


La remuneración por el empleo femenino y masculino en las comunidades hispanas es más igualitaria que entre los trabajadores blancos y los afroamericanos.
Un estudio recientemente publicado por el Departamento de Empleo estadounidense señala que las latinas ganan en promedio 10,2% menos que los hombres del mismo grupo, mientras que entre los blancos la diferencia es de más del doble: ellos perciben 24,8% más que ellas.
El informe es el primero realizado por la oficina de Trabajo sobre las condiciones de empleo de los latinos, una fuerza laboral de 23 millones que representa al 15% de las personas económicamente activas en Estados Unidos.
El estudio dejó en evidencia que el ingreso semanal promedio de las mujeres latinas es de US$508, 52 menos que los US$560 generados por los hombres. Entre los blancos, la diferencia es de US$170.
Sin embargo, el grupo con la menor desigualdad entre géneros es el de los afroamericanos, donde las mujeres se sitúan sólo 7% por debajo de sus pares hombre.
Poco margen
¿Cuáles son las causas de esta tendencia igualitaria entre los hispanos en Estados Unidos?
Los analistas señalan que la equiparación de salarios latinos está basada en un dato poco favorable para el sector masculino: los hombres generaron menos. Este grupo fue el más afectado por la crisis económica mundial que se inició a fines de 2008.
“La recesión achicó la brecha entre hombres y mujeres. Mientras que el desempleo masculino se duplicó, el femenino aumentó en menor proporción, y eso se debe a que el enfriamiento de la economía afectó mayormente a las ocupaciones eminentemente masculinas, como las de la producción y la construcción”, señala un portavoz del Centro Nacional Sargent Shriver, una organización sin fines de lucro involucrada en campañas de lucha contra la pobreza.
Asimismo, hay quienes destacan que la mayor igualdad salarial entre hombres y mujeres latinos se explica porque, entre los empleos de menor rango que muchos de ellos ocupan, no hay mucho margen para hacer oscilar el pago y, como consecuencia, la diferencia entre hombres y mujeres es menos relevante que en puestos gerenciales o directivos.
“Tradicionalmente hay una mayor presencia de latinos en los llamados empleos de ‘entry level’ (el escalón más bajo) y en ese nivel la brecha no es significativa. Lo que deberían hacer todos, hombres y mujeres, es pelear para mejorar sus salarios en general, porque la mejor situación de las mujeres es sólo relativa”, dice Helen Torres, directora ejecutiva de la organización Hispanas Organizadas para la Igualdad Política (HOPE).
Según las estadísticas, sólo 7% de todos los latinos empleados se desempeña en tareas técnicas, científicas y profesionales.
En el largo plazo, los pronósticos indican que la mejor posición de las latinas podría sostenerse, a fuerza de formación: la tasa de mujeres que buscan acceder a la educación superior es mayor que la de los hombres, lo cual dejaría a las graduadas en ventaja comparativa para insertarse en el mundo laboral.
Ganando menos
No solo buenas señales se desprenden del informe del Departamento de Empleo. Los datos recogidos confirman que los sueldos de los hispanos son los más bajos entre los tres principales grupos censados.
Ganan -en promedio y sin distinción de género- US$535 a la semana, mientras que los negros reciben US$611 y los blancos, unos US$765.
“La brecha en la educación que existe entre hispanos y blancos es la fuerza detrás de esa diferencia de ingresos. Incluso si un hombre hispano y uno blanco tienen títulos universitarios, el blanco tiene más probabilidades de conseguir empleo. En parte, creo que es porque los hispanos tienden a depender más del sector privado, que es el que más duro ha sido golpeado por la crisis económica en los últimos años”, señala Torres.
Las perspectivas, sin embargo, son mejores que hace unos meses. Según un reporte de Rakesh Kochhar, director asociado de investigación del Centro Hispánico Pew, la tendencia a la pérdida de empleo cuando comenzó la crisis global fue mayor para las comunidades hispanas, pero ahora la recuperación de sus puestos de trabajo también parece ser más acelerada.
“Muestran una curva ascendente más pronunciada (que los blancos) para salir de la recesión”, explica.
De hecho, la tasa de desempleo los deja mejor parados que a los grupos anglo, con un 12,5% de latinos contra 16% de desocupados blancos. Aunque, como revelan los números, ganando notoriamente menos.