lunes, 25 de abril de 2011

Pocos recursos para una grave situación


La “Salud Mental” se ha convertido para casi gran parte de los países de primer mundo en un grave problema. Es que se han dado cuenta que ya no se trata de algo minúsculo y saben si no se toman las medidas correctivas que esto se les puede ir de las manos. Pero en el Perú este problema parece no ser prioritario para los gobiernos. Si revisamos las cifras nos damos cuenta que este tema no aparece en las prioridades.
Para la congresista y miembro de la Comisión de Salud del Congreso, Hilda Guevara, del total del presupuesto anual que se tiene para Salud (4.5%,) unos 245 millones de soles, solamente se ha designado para el problema de la Salud Mental la irrisoria suma de 2 millones de soles.
Con esa pequeña suma, dice, se tiene durante el año que hacer trabajos de prevención y de tratamiento, como es obvio la calidad del trabajo que hacen los profesionales de salud no puede ser óptimo. “Hace más de 10 años que la “Salud Mental” está en el rubro de los no transferibles y el presupuesto asignado no solo es para este tipo de enfermedades sino que está incluido en el grupo de las metaxénicas (enfermedades transmitidas por vectores)”, sostiene la legisladora.
Cabe señalar que en nuestro país la salud mental está orientado a la prevención, por la misma razón que esta enfermedad está relacionado a cuadros altos de stress y a cuadros de dependencia y violencia.