lunes, 25 de abril de 2011

La Tierra merece un mejor trato


El 22 de abril se celebró en todo el mundo el Día Mundial del Planeta. Como era de esperarse las instituciones ambientalistas una vez más –como lo vienen haciendo desde hace tiempo-alzaron su voz de protesta por lo poco que se viene haciendo para preservar la naturaleza.
Para nadie es un secreto que muchas de las calamidades que vienen azolando al mundo – incluyendo al Perú- se deben a los cambios climáticos.
Como bien lo observa, Iván Lanegra, Adjunto para los Servicios Públicos, Medio Ambiente y Pueblos Indígenas de la Defensoría del Pueblo, en todo el planeta las temperaturas están aumentando considerablemente ya que la misma sociedad exige cambios.
Precisamente la modernización del planeta viene trayendo serios problemas a la humanidad. Hoy en día, gracias a la ciencia médica el promedio de vida de las personas ha aumentado trayendo consigo que el número de habitantes crezca originando el agotamiento de los recursos naturales. La escasez crónica de agua y el avance de la desertificación, la pérdida de la tierra arable, la destrucción de los hábitats naturales y la contaminación generalizada son algunos de los principales peligros que amenazan la biodiversidad y los ecosistemas de la Tierra.
Varios países en el que se incluye el Perú están tomando medidas para evitar que la situación se agrave, por ejemplo, se viene restringiendo el uso masivo de los aerosoles que son en parte responsables del incremento del efecto invernadero. Aunque se ha avanzado bastante en esta materia, aún hay mucho por hacer.
El Ing. José Chávez del Senamhi, sostiene que para lograr que la gente se concientice respecto a este problema y así ayude a controlar esta situación, se hace necesario que las diversas instituciones, incluido el periodismo, se unan. “No hay otra manera más efectiva que el trabajo en grupo para que todos sepamos que el uso del CO2 nos está matando”, refiere.
Para el representante de la Defensoría, el Ministerio de Educación debe jugar un papel muy importante y trascendental en este aspecto, de esta manera se logrará que los niños quieran a la tierra desde pequeñitos, y así cuando sean grandes no maten a los árboles como hoy en día viene sucediendo en muchas partes.
A pesar que la gente tiene conocimiento del peligro que encierra la destrucción de la tierra, como bien afirman las organizaciones ecologistas, ésta queda al final de la lista de preocupaciones cuando es comparado con aquellos problemas que la población percibe como más inmediatos; por ejemplo, crímenes, educación, terrorismo y cuidado de la salud.
Cabe señalar que el Perú es uno de los 10 países donde el cambio climático será muy severo ya que la vulnerabilidad es mayor.
Como no sucede tan marcadamente en otras partes, en el Perú las actividades económicas están ligadas al clima, por ejemplo la agricultura. Por otro lado, la población está concentrada en una franja desértica que depende para su existencia de las aguas de los ríos y estos a la vez de los glaciares que desafortunadamente están desapareciendo por el calentamiento global.
Intereses
Nuestro país en los últimos años ha sido objeto de la destrucción de varias zonas de sus bosques por parte de particulares. En la selva alta, por ejemplo, madereros inescrupulosos han talado sin ningún criterio cientos de hectáreas. Si a ello le sumamos las actividades ilícitas del narcotráfico, la situación de esa región obviamente se complica.
Según Iván Lanegra, siempre habrá intereses de personas o empresas que sin importarle el medio ambiente quieran sacarle la vuelta a la ley para su beneficio propio, de ahí la necesidad que las autoridades regionales y municipales, como las del gobierno central implementen políticas de preservación y conservación de nuestro habitad.
La creación del Ministerio del Medio Ambiente durante este gobierno ha sido quizás uno de los pocos logros que sobre esta materia ha tenido el régimen aprista. Aunque cabe precisar, que su reciente creación no le ha permitido contar con las herramientas necesarias para contrarrestar la destrucción de nuestros recursos. De ahí la necesidad que los gobiernos regionales y las municipalidades que tienen que ver con las acciones del día a día, es decir, con el cuidado del parque automotor, los ruidos que generan, los problemas de las aguas residuales y las áreas verdes, contribuyan con este trabajo.
Para el especialista del Senamhi, es preocupante que los dos candidatos presidenciales que pasaron a la segunda vuelta, en el último debate previo al 10 de abril no dijeran nada respecto al problema del medio ambiente.
De acuerdo con el ingeniero de esta institución, el mutismo de Humala y Keiko se debe a que no saben o no quieren saberlo, que es peor.

NOTA

Con la finalidad de incrementar la escasa conciencia sobre la fragilidad del planeta, el 22 de abril de 1970 más de 20 millones de norteamericanos se movilizaron en una jornada memorable. El evento fue bautizado con el nombre de Día de la Tierra (Earth Day) y es considerado como el nacimiento del moderno movimiento ecologista.
Dos años después se celebró la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo.
El “espíritu de Estocolmo” sirvió para sensibilizar, aunque insuficientemente, a los gobiernos y a la sociedad civil sobre la magnitud de los problemas que afectan al medio ambiente.
Es en 1990 cuando este evento se extiende a nivel mundial y el 22 de abril pasa a ser el Día Mundial de la Tierra.