lunes, 18 de abril de 2011

Humala y Keiko, bajo la lupa de la prensa extranjera


Diferentes medios internacionales destacaron en sus páginas la reciente elección peruana. A juicio de la prensa extranjera, el futuro de un país que en los últimos años ha crecido económicamente alrededor del 8% pero que aún tiene a un tercio de su población viviendo en la extrema pobreza, estará en juego este 5 de junio, fecha en que se sabrá quién será el sucesor de Alan García.
BBC Mundo de Inglaterra se pregunta, ahora que se conocen quienes son los dos candidatos que disputarán el 5 de junio la presidencia de Perú, qué tipo de cambios económicos, políticos y sociales buscará introducir Humala y qué medidas tomará Keiko para despercudirse de la imagen de corrupción y autocracia que ella ha heredado del gobierno de su padre.
Según esta agencia, Humala ha dicho a los cuatro vientos que descartan estatizaciones, pero sí habla de ajustar reglas de juego.
¿Tendrá la oportunidad en la campaña para explicar su programa de gobierno, calmar ansiedades en sectores empresariales peruanos y en el extranjero y dar señales de estabilidad?
Se lo ha tildado del “nuevo Chávez”. Y él ha insistido en desmarcarse del estilo y del modelo del presidente de Venezuela.
Analistas consultados por la BBC Mundo han afirmado que Humala es un personaje más del estilo del ecuatoriano Rafael Correa, del paraguayo Fernando Lugo, o hasta del brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, que de un Hugo Chávez.
Para el País de España, los electores están divididos entre quienes desean la continuidad de un modelo que ha disparado la economía desde los años noventa y que, mejor engrasado, beneficiará a un mayor número de personas; y los que están cansados de esperar y creen que el país necesita una vuelta de tuerca radical porque si no la riqueza seguirá mal repartida.
El candidato nacionalista Ollanta Humala, ganador en la primera vuelta, concentra ese voto de hastío y protesta. Mientras que la derechista Keiko Fujimori encarna el modelo económico que su padre puso en práctica en el Perú en la década de los 90 y que los sucesivos gobiernos han sabido continuar.
De acuerdo con este medio hispánico, las elecciones peruanas son clave para Sudamérica, porque otra vez aparece la rivalidad entre el modelo más de izquierda radical encabezado por la Venezuela de Hugo Chávez y la Bolivia de Evo Morales, y el bloque que va desde el libre mercado de Chile y Colombia hasta la socialdemocracia de Brasil y Uruguay. Con la propuesta chavista en crisis -Venezuela está en recesión y en Bolivia arrecian estos días las protestas de los sectores sociales antaño afines al Gobierno-, Humala ha dado un vuelco a su discurso ultranacionalista de la campaña de 2006 y se postula como el Lula peruano.
Suavizado el discurso de Humala, ningún candidato propone un cambio radical del modelo económico, fundamentalmente sostenido por las exportaciones minerales y una política abierta a las inversiones extranjeras, refiere el diario español. El mercado internacional ha seguido de cerca el proceso porque aunque Perú no es de las economías más grandes del continente, sí es el segundo mayor exportador de cobre, el primero de plata y el quinto de oro del mundo.
Durante semanas se ha especulado con que la victoria de Humala acarreará la nacionalización del sector minero y que esto, unido a las revueltas de Oriente Medio, añadirá volatilidad al mercado de materias primas y, por ende, a la economía global.
Para El País, la hija de Fujimori asusta a los votantes de la clase media y conservadora casi tanto como Humala, pero por diferentes razones. De ella no se sospecha que cambiará el régimen económico que puso en marcha su padre y no se le reprocha que impulse programas sociales similares a los que enarbola Humala, como comedores escolares y pensiones dignas, que aliviarían la tensión social en Perú. Pero sí inquieta que recree el autoritarismo y el desprecio por las instituciones de su padre y la brutal corrupción que marcó el mandato de “El Chino”. Nadie duda de que hay que forjar un Estado que, aparte de garantizar la educación y sanidad básicas, dé seguridad, imparta justicia y estimule el emprendimiento; pero pocos ven en Keiko a la persona capaz de construir ese Estado. Al 22% que la apoya, según las encuestas, le basta con que aumente el gasto social.
Polarización
Por su parte la Tercera de Chile dijo que el enfrentamiento Humala-Fujimori, será el choque de dos polos opuestos en términos ideológicos, pero que poseen una serie de similitudes. De hecho, la base de apoyo de ambos está en los sectores más empobrecidos. Así, al enfrentarse en segunda vuelta Humala y Keiko intentarán ampliar su base de respaldo, en una lucha que se prevé reñida y de alta polarización política. Según una encuesta de la compañía CPI realizada hace una semana, en este escenario la hija de Alberto Fujimori posee un 43,2% de intención de voto, mientras que el líder nacionalista tiene un 39,2% a su favor, Humala arranca como el ganador de la primera vuelta. El “fantasma” del fujimorismo podría también beneficiar a Humala. Eventualmente, podría recibir parte del apoyo de Alejandro Toledo o Luis Castañeda. Por su parte, Keiko tiene a su favor el hecho de que, posiblemente, los sectores de derecha terminarán votando por ella, ante la “amenaza” que representa Humala, así como el voto incondicional de al menos un 21% del electorado que siempre estuvo con ella durante la campaña.
Los periodistas chilenos consideran que en la segunda vuelta, Keiko puede captar los votos de arriba y de abajo en la escala social. Así, el electorado de clase alta que se ha aterrorizado por el demonio que han construido en torno a la figura de Humala va a preferir votar por Keiko. En cambio otros, porque tienen nostalgia por el dictador.
Otro medio Mapocho que destacó las elecciones peruanas, fue El Mercurio. Según este diario, de nada sirvieron los innumerables avisos del gobierno: “El Perú avanza”, tampoco las inauguraciones. Recordó que el presidente Alan García perdió frente a Humala -en el 2006- la primera vuelta electoral. En la segunda ganó, apoyado por aproximadamente 150 mil votos. Pero el gobierno de García no realizó las acciones suficientes como para persuadir a buena parte de la población de que el crecimiento de la economía nacional era provechoso. El Mercurio dice que la gente que votó por Humala son peruanos fastidiados, ‘asados’, indignados, encolerizados, frustrados porque no vieron un cambio.
La periodista peruana Mariela Balbi consultada por este medio señala que en cinco años de gobierno aprista aún tenemos 17,5% de nuestros niños con desnutrición infantil crónica, destinados a ser parias en la sociedad que los cría, y constatamos que en la sierra sur del país este guarismo llega a 44%, sin luz al final del túnel, de ahí que se entienda que en el Perú lo que está faltando es una redistribución del ingreso. Si, junto con ello, dice, tenemos instituciones raquíticas, alejadas del ciudadano y atravesadas por la corrupción, entonces ahí está la razón del por qué mucha gente piense que la suerte está echada.
El Mercurio afirma que esta elección nos muestra que hay tres países en uno. El ya descrito anteriormente por Mariela Balbi, el del fujimorismo que pasó a la segunda vuelta, y el que quiere salir de esos dos casilleros pero que no encuentra la manera de convencer a los ciudadanos. Así las cosas, el próximo ‘round’ electoral exige una concertación a gritos, aunque resulte muy difícil que ocurra, es la única salida.
Según este medio, los fujimoristas deberán aceptar que un sector del país encuentra necesario un museo de la memoria, que ese grupo de peruanos rechaza la liberación, vía indulto o cualquier otra modalidad, del exmandatario Alberto Fujimori. La complicación aumenta, afirman los chilenos, porque no sabemos cuál será el futuro del partido de Luis Castañeda, tampoco el de Pedro Pablo Kuczynski. La posición de Perú Posible (Alejandro Toledo) sobre el fujimorismo es de rechazo total. ¿Cambiará?