lunes, 25 de abril de 2011

¿Qué se esconde detrás del decreto 012?


Mientras el gobierno defiende el decreto de urgencia 012, los afectados dicen que esa medida provocará no solo la paralización de obras sino también un malestar social. ¿Quién tiene la razón? Saque usted sus propias conclusiones

Lo que era un secreto a voces esta semana se ha confirmado. La publicación del Decreto de Urgencia 012-2011 ha despertado la protesta de los gobiernos regionales, pues limitará sus gastos de inversión y bienes y servicios hasta el 28 de julio próximo, fecha en que el presidente Alan García dejará el cargo, algo por demás sospechoso y que ha causado mucha controversia entre los afectados quienes exigieron su inmediata derogatoria de la misma.
¿Pero qué existe detrás de esta misteriosa norma?
Para el presidente del Consejo Interregional Centro Sur (Censur) –que agrupa a nueve regiones, y titular de la región Pasco, Klever Meléndez Gamarra, si bien dictar medidas extraordinarias para fortalecer el Fondo de Estabilización Fiscal (FEF) y generar ahorro público es bueno en otro momento, en la coyuntura actual que vivimos no lo es porque va originar la paralización de obras, suspensión de pagos en planillas, entre otros problemas.
“El presidente quiere, demagógicamente, dejar el gobierno con una inflación baja. El decreto limita las inversiones hasta un 40% en bienes y servicios y un 25% en gastos de capital, lo que atenta contra la ejecución de proyectos prioritarios en los sectores más vulnerables como educación y salud”, precisa el vocero regional.
Por su parte, el presidente de la región Lima, Javier Gonzales del Valle, considera que la medida responde a la intención del actual gobierno de dejar llena la caja para decir luego que al nuevo presidente le puso la mesa servida y que no tiene escusa para no hacer obras.
A su juicio, es una medida política fríamente calculada para que el Apra regrese con fuerza el 2016.
Gonzales en un comunicado dijo que en este momento no hay una grave amenaza de crisis económica mundial como afirma el titular del MEF para justificar su decreto, por cuanto la globalización ha permitido ampliar mercados y mejorar opciones de financiamiento para nuestro país y tener un crecimiento económico sostenido durante los últimos 10 años.
Según el gerente del AMPE (Asociación de Municipalidades del Perú), Pedro Morales, la medida del gobierno aprista busca acabar en azul su gestión a costa de las regiones y las municipalidades, ya que aparentemente la caja fiscal no tendría los recursos suficientes para financiar una serie de obras debido a la reducción de un punto del Impuesto General a la Ventas (IGV).
De acuerdo con este representante, el decreto 012 entorpecerá el libre desenvolvimiento de los gobiernos regionales y locales que no podrán cumplir con todas las obras que tenían previsto ejecutar, además de generar una incertidumbre en la población afectada. “Lo único que va a dejar este decreto es una bomba de tiempo a la próxima gestión. El nuevo presidente va a tener que dar un presupuesto mucho más fuerte”, refiere Morales.
La ineficiencia está en el gobierno central
En el último programa de “Enfoque de los Sábados” de RPP, el ministro de Economía, Ismael Benavides, volvió a echarle la culpa de la falta de obras en el interior del país a los gobiernos regionales y municipales.
Para el titular del MEF, la ineficiencia de las autoridades regionales y locales ha hecho, por ejemplo, que hoy tengamos a un Ollanta Humala muy cerca de llegar al poder con todo el peligro que ello representa.
Ante un panel de periodistas, Benavides sostuvo que las autoridades regionales no tienen por qué quejarse que se les esté recortando sus recursos. “La medida que se ha dado es extraordinaria, que será devuelta a partir de julio. Además ellos nunca mostraron eficiencia en el gasto”.
En efecto, hacia finales del año pasado, las 1,834 municipalidades distritales y las 195 provinciales del país habían gastado, en promedio, 78.1% de su presupuesto, es decir, S/.5,568 millones nunca llegaron a utilizarse.
De acuerdo con el portal Consulta de Ejecución del Gasto del Ministerio de Economía, 17 municipalidades provinciales gastaron menos del 50% de su presupuesto, 25 emplearon entre el 50% y 60%, otras 75 gastaron entre el 60% y 70% y unos 64 municipios emplearon entre el 70% y 80%. De todos ellas llama la atención lo que hicieron, o mejor dicho, lo que no hicieron Moquegua y Tacna, que ejecutaron el 59.7% y 61.2% de su presupuesto, respectivamente.
Lo coincidente es que, tanto estos municipios como los de Áncash (62%), Cajamarca (63.7%), Arequipa (64.3%) y Pasco (66.8%), pertenecen a los departamentos que perciben más beneficios por concepto de canon minero en comparación con otros.
El gerente del AMPE considera que esta aseveración no se ajusta a la verdad. A juicio de Pedro Morales la falta de obras de impacto social en muchos lugares del país se debe a las trabas que pone el MEF para poder invertir de forma oportuna e eficiente.
Razones no le faltan a Morales. El Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) fue creado como un filtro cuando el país no contaba con muchos recursos y había que ser selectivo en el financiamiento de una obra. Lamentablemente cuándo llegó la plata a las regiones y municipios este sistema no se flexibilizó lo necesario. De ahí, cómo dice el economista Jorge Gonzales Izquierdo, que no se pudieran hacer muchas obras y las que sí lograron tener luz verde salieran muy tarde.
Para el economista Armando Mendoza si bien es cierto debe existir mayor eficiencia en el gasto público también es necesario incrementar los recursos del Estado con el objetivo de que se pueda destinar más dinero a la educación, salud, entre otros.
Según Mendoza, el ministro Benavides tiene esquizofrenia y doble personalidad porque por un lado exige eficiencia, que implica el incremento de más recursos para el Estado para pagar buenos sueldos, expandir los programas sociales, pero al mismo tiempo lo que él hace es recortar los ingresos y los recursos de los gobiernos regionales y locales.
Alimentos
Por su parte, Aníbal Huerta, presidente de la comisión de Agricultura del Congreso, sostiene que la medida extraordinaria dada por el gobierno busca también que los productos de primera necesidad que vienen del extranjero no se disparen en sus precios.
Recordemos que hace algunos días subió el precio del pollo, así como también el trigo con que se elabora el pan.
Por lo tanto, sostuvo que es falso que se esté dejando una bomba de tiempo y un forado en la caja fiscal para el próximo presidente, o qué simplemente esta medida responda a un interés egoísta de este régimen para acabar su periodo en azul.