jueves, 17 de febrero de 2011

¿Caída de Mubarak podría tener repercusiones en Latinoamérica?

Tras 18 días de revueltas en Egipto, el régimen del dictador Hosni Mubarak cayó. Las repercusiones de su caída, qué tanto puede afectar a América Latina. Existen las condiciones para que gobiernos como de Hugo Chávez en Venezuela y Raúl Castro en Cuba corran la misma suerte. Aquí, lo que creen algunos analistas

La caída del dictador Hosni Mubarak en Egipto es más que la caída de un hombre. Es el fin de una era que tiene su origen en la revolución de los "Oficiales Libres" de 1952, como se conoció al movimiento que derrocó al Rey Farouk y el legado británico que él encarnaba, y llevó al poder al nacionalismo militarista

Según el analista internacional Joaquín Roy, esta misma figura se podría repetir en nuestro continente, dado que también existen regímenes autoritarios muy parecidos a los egipcios. Países como Cuba, Venezuela y la misma Bolivia, ostentan en la actualidad gobiernos militares y dictatoriales. “Sería interesante que los pueblos latinos tomen apuntes a lo que viene sucediendo en Egipto, aunque a diferencia de este país aquí todavía hay grandes masas que apoyan este tipo de gobiernos”, sostiene.

Roy fue enfático en decir que América Latina aún no está preparada para una revolución de esa naturaleza. “Creo que todavía seria un poco prematuro decir que estamos cerca, lo que hay en estos países es un temor a represalias, se requiere de mucho valor, en Cuba, por ejemplo, no se sabe cuanta gente está de acuerdo con la revolución, en Venezuela es diferente, un 40% lo apoya”, afirma.

Para César Arias, experto en temas de Medio Oriente, la corrupción y el hambre fueron los detonantes para un levantamiento en Egipto, argumentos que en esta parte del continente no podrían ser motivo de una revuelta, a pesar de algunas protestas muy similares en algunos países, como Bolivia, donde la gente se levantó por el incremento de los precios de algunos productos de primera necesidad.

¿Por qué cayó Mubarak?

Joaquín Roy, considera que detrás de la repentina decisión del líder egipcio de dejar el poder después de 30 años, hubo una fuerte presión- no sólo de los países aliados como Estados Unidos- sino de una buena parte de la población, principalmente jóvenes, que cansados de tanta opresión abandonaron su pasividad y tomaron las calles en busca de la libertad tan ansiada. “Lo que si hay que resaltar es la iniciativa que han tenido a nivel organizacional, sobre todo a nivel de comunicaciones”, resalta.

Otros países siguen los pasos

La caída de Mubarak en Egipto ha motivado a muchos pueblos de la Región a levantarse contra regímenes autoritarios. Es el caso de Argelia donde la gente ha salido a las calles a derrocar a Abdelaziz Buteflika. La marcha habría sido convocada hace casi un mes, tras la caída del presidente Ben Alí en Túnez, por la denominada Coordinadora y el Cambio (CNDC), que agrupa a varias organizaciones de la sociedad civil y a algunos partidos de oposición. Ellos reclaman un cambio drástico en la política democrática del país, que desde algunos años no se venían respetando los derechos. Asimismo en Irán, la población se levantó contra el régimen de Mahmud Ahmadineyad, quién a todas luces pretende ser reelegido una vez mas.