jueves, 3 de febrero de 2011

“Entré al periodismo gracias al fútbol”

-¿Cuéntanos sobre tu niñez?

-Bueno tuve una niñez bastante diferente por el tema de la limitación física. Felizmente asumí muy rápido el hecho que no podía caminar gracias al amor de mi familia. En diciembre cumplo 30 años y estoy contento por todo lo que me está pasando.

- ¿Cuando saliste del colegio, ya tenías en mente ser periodista o por allí estudiar otra carrera?

-Bueno, a mi me gusta el futbol, pero entendía que no podía jugarlo, así que una de las maneras para poder hablar de esta disciplina era el periodismo, a esto le agregamos que tengo facilidad de palabra e ideas muy claras.

-¿Eres periodista por profesión o afición?

- Soy un periodista deportivo empírico desde hace 13 años, y no tengo vergüenza en decirlo. Si bien no he estudiado esta carrera, entiendo que el periodista nace no se hace; los conocimientos y la parte teórica son importantes pero mucho mas lo es la práctica y la vida misma.

-Cuéntanos tu primera experiencia como periodista, ¿hubo alguna entrevista o nota que hayas hecho y que te ha marcado?

-Hay una entrevista que si bien no fue la primera lo recuerdo con nostalgia por su importancia. Fue la que hice al “Cholo” Simoene en el año 2000 cuando era el jugador más importante de la selección Argentina.

- ¿Estuvistes nervioso?

- Al comienzo pero después agarre confianza gracias a que el “cholito” se portó como todo un caballero.

-Como periodista deportivo, ¿qué opinas de los clubes empresa?

-Es una alternativa, no se si allí radique la solución del mal momento del futbol peruano. Definitivamente se presenta como una posibilidad bastante atractiva sobre todo por la precaria situación que se encuentran la gran mayoría de los clubes peruanos. Creo que el hecho de que se conviertan en sociedades anónimas podría ayudar alcanzar estabilidad económica lo que obviamente redundará a que ya no existan jugadores impagos y se pueda contar con una mejor plantilla que permitá mejorar el nivel futbolístico local.

-¿Por ser una persona discapacitada te cerraron la puerta de los lugares donde querías laborar?

-Gracias a Dios nunca tuve ese problema. La sociedad siempre me ha visto como una persona normal.