jueves, 24 de febrero de 2011

Los sabores de Lima, la capital gastronómica del Perú

La gastronomía peruana sigue de moda. El prestigioso diario brasileño O Globo resalta en una edición especial las bondades de nuestra comida, y da a conocer algunos sitios turísticos de la “Ciudad de los Reyes”, Lima

El Premio Nobel de Literatura otorgado al escritor peruano Mario Vargas Llosa en el 2010 era sólo otra señal de que el Perú es muy alto. La fama, sin embargo, no se limita a las letras, ni tiene ninguna relación con Machu Picchu, Cuzco o las Líneas de Nazca. No es que estos lugares no sean parte de una visita obligada en el país de los incas. Muy por el contrario, no se puede dejar fuera. Pero poco a poco, Lima ya no es sólo una escala para convertirse en el destino final para aquellos que buscan buenos paseos, con catacumbas y los sitios arqueológicos sino también para degustar de la rica comida. Después de todo, he aquí algunos de los chefs que pusieron la ciudad en el mapa del mundo gastronómico, como Gastón Acurio.

Los inmigrantes italianos trajeron los tomates y la pasta, los chinos y los japoneses el arroz y la salsa de soja, mientras que el pollo y el limón los españoles. La mezcla étnica no podría haber dado lugar a una interesante cocina.

El mejor lugar para degustar la comida peruana de Lima, que en 2006 fue declarada la capital gastronómica de América del Sur, durante el congreso internacional de Madrid Cocina de fusión, es Le Cordon Bleu Perú.

En la capital peruana, están los restaurantes de los chefs más famosos del país, como Gastón Acurio, uno de los principales responsables del auge de la cocina local en el mundo. Acurio es siempre el primer nombre que sale de la boca de los peruanos en lo que respecta a la culinaria.

Una buena opción es el moderno Astrid y Gastón, que abrió en 1994 con su esposa, también chef. Otra buena opción es el ceviche de La Mar, que en 2009 abrió una filial en Sao Paulo. El placer de la comida comienza con la pica, o arrancadores. Las papas fritas son adictivas. En el pintoresco distrito de Miraflores, se encuentra el restaurante La Mar. Aunque el menú es prácticamente hecho a base de pescado, hay un menú "underground" para aquellos que no les gustan los frutos del mar.

Otro restaurante con un ambiente de playa es la Rosa Náutica, también en Miraflores. La casa, que durante años fue dirigido por el chef Alfredo Aramburu, sirve mariscos. Pero lo que destaca es su ubicación: es un muelle que se extiende a lo largo de la playa.

En el elegante distrito de San Isidro, el restaurante de moda, Bravo, ofrece, entre otras cosas, el rollito de primavera de rollo de sushi lomo y la causa, una mezcla de cocina peruana y oriental. A propósito de ello, las influencias chinas y japonesas son tan fuertes en la comida peruana que hoy en día hay miles de restaurantes chifas en el país.

Si usted prefiere una comida con un toque casero, puede visitar El Grifo, del chef Jana Escudero. Sus recetas incluyen un lomo saltado con arroz y papas que en 2009 fue galardonado con el medallón de filete con puré de papas hecho con los guisantes y el chorizo y un huevo escalfado encima. El aspecto es interesante, y el gusto es divino. Mucho mejor son los postres, entre ellos bombones Baileys, con tres texturas diferentes y llenos de avellanas y un toque de la bebida.

Recorrido histórico
Las atracciones de Lima no sólo son ceviches y lomos. La ciudad que durante tres siglos fue la capital de los españoles en América del Sur, llama la atención por sus amplias calles y edificios con una arquitectura que combina lo colonial español y - aunque un terremoto en el siglo XVIII ha destruido gran parte de los edificios originales-con los estilos barrocos y rococos de la era republicana. La abundancia de los peatones y vehículos en las pistas son muy grandes, como en cualquier otra metrópoli, pero ello no impide dar un paseo por el Centro Histórico de la antigua "Ciudad de los Reyes".
La primera parada es la Plaza Mayor, donde Francisco Pizarro fundó la ciudad. Aquí se encuentra la Catedral, el Palacio Municipal, y el Palacio de Gobierno.

La Catedral, con sus torres gemelas, llama la atención de los visitantes. Hay cinco naves y diez capillas. Una de ellas es la de San Juan el Bautista. Dicen que alguna vez se levantó frente a la entrada de la iglesia la estatua de un hombre sobre un caballo, pero el obispo ordeno eliminarlo.

No muy lejos, una de las calles laterales se encuentra la Casa da Literatura Peruana, un espacio cultural donde las obras de algunos de los escritores más famosos del país se celebran en las exposiciones. La visita es especial no solo por las muestras de textos que hay en su lugar sino también por la arquitectura del edificio, construido en la antigua estación central de trenes de Desamparados.
Cuadras más adelante, se ubica el complejo de San Francisco, compuesto por una iglesia, un convento, dos capillas y las catacumbas antiguas. Por desgracia, no se permite tomar fotografías dentro del complejo. El patio del monasterio es uno de los aspectos más destacados, decorado con azulejos sevillanos. Parte del techo también es original, y todo ello construido con piezas de madera unidas por clavos. Para ahorrar dinero, las pinturas fueron realizadas sobre lienzo reutilizado de España. Con el tiempo, la pintura estaba fallando, y hoy en día la mayoría de los cuadros muestran piezas de las imágenes originales.
La parte más interesante del trayecto es los estrechos pasillos de las catacumbas y el complejo subterráneo, donde hay
más de 70 000 huesos. La mayoría de las personas serían pobres, y fueron apilados y cubiertos con cal.
Tras volver a la superficie, el recorrido continúa hasta la Plaza San Martín, construido para conmemorar el centenario de la independencia del Perú en 1921. En su centro está la estatua al General José de San Martín, quien proclamó la independencia. A diferencia de la Plaza Mayor, la arquitectura es de tipo francés. Allí se encuentra el Gran Hotel Bolívar y el Club Nacional, exclusivamente para hombres, y el concurrido jirón de la Unión, calle peatonal llena de restaurantes y tiendas.

Miraflores y San Isidro
Venir a Lima y no caminar por los barrios de Miraflores y San Isidro es casi lo mismo que visitar Río y no caminar por la zona sur. Es aquí donde se concentra los mejores restaurantes de moda. En Miraflores, por ejemplo, se encuentra la calle de las Pizzas, llena de bares con mesas en la acera. También destaca el Parque Kennedy, donde los fines de semana se exponen artesanías, y su anfiteatro se convierte en una pista de baile
Y ya que estamos hablando de Perú, no podían faltar los monumentos arqueológicos. La Huaca Huallamarca, en San Isidro, es una pirámide construida entre 200 y 500 antes de Cristo. Algunas momias y artefactos encontrados por los arqueólogos en la región están expuestos en este sitio. Otro monumento a destacar es la Huaca Pucllana, una especie de centro administrativo creado por pescadores nómadas y los agricultores por más de diez mil años. Más tarde, el sitio arqueológico se convirtió en un cementerio y un lugar de ofrendas