jueves, 3 de febrero de 2011

La descentralización como motor del desarrollo

El secular centralismo de la capital peruana desde su fundación en 1535 se vio magistralmente definido cuando a fines del siglo XIX, el escritor peruano Abraham Valdelomar dijo irónicamente que Lima es el Perú, el Jirón de la Unión es Lima, y el Palais Concert es el Jirón de la Unión”.

En efecto, salir de la capital con rumbo a cualquier ciudad del interior del país hasta la década de los 90 era viajar a través del tiempo hacia el pasado. Ver ciudades con servicios deficientes de agua potable, luz, teléfono, etc., era algo común. Si bien esta realidad en algo ha cambiado aún falta mucho por hacer.

Precisamente la falta de oportunidades y de desarrollo económico en el Perú profundo hizo que muchos migraran hacia Lima durante la década de los 50 y 60, convirtiendo a la capital con el paso de los años en una ciudad de provincianos.

El primer gran esfuerzo para revertir esta situación se dio a finales de 1989 cuando estaba en el poder el partido aprista. Ese año se crearon varias regiones.

Con la asunción de Alberto Fujimori en 1990 este serio intento de descentralizar el poder capitalino hacia las provincias se vio frustrado. Tras el autogolpe de estado del 5 de abril de 1992, las regiones fueron reemplazadas por los Consejos Transitorios de Administración Regional (Ctares) que de temporal no tenían nada, ya que existieron hasta finales del 2002 cuando fueron sustituidos por los gobiernos regionales.

En el 2005 durante el gobierno de Alejandro Toledo se convocó a un referéndum para la conformación de macro regiones. Los resultados mayoritariamente negativos de esa consulta llevaron a que el nuevo intento para impulsar este proceso se detuviera.

El actual mandatario Alan García consciente que las condiciones para la conformación de regiones en el país no eran las mejores, optó a pesar que la Ley de Bases de Descentralización y la Constitución Política no lo señalan, promover la creación de regiones pilotos, proceso que a pesar de tener el apoyo de la Presidencia del Consejo de Ministros, no logró cristalizase.

Si bien durante este régimen se transfirieron varias competencias a los gobiernos regionales, lo mismo no se puede decir de los recursos económicos que aún siguen en manos del centralismo limeño.

Para el ex presidente del CTAR Huánuco, Naut Aguilera Prescott, mientras el gobierno central no descentralice la economía a favor de las regiones, difícilmente podrán las zonas más alejadas del país alcanzar el desarrollo.

Si bien Aguilera entiende que la descentralización debe darse por etapas como viene sucediendo en países como España y Colombia que tienen 30 años trabajando sobre este tema, también considera que esta nunca va madurar en el país en la medida que las autoridades de turno del gobierno central no tengan claro que desean para este proceso.
Brillaron por su ausencia

Con el fin de escuchar las propuestas de los candidatos presidenciales, la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales convocó el mes pasado a un seminario. A dicho encuentro sólo asistieron tres de los nueve postulantes.

Antes dejar el cargo, el ex presidente de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, Hugo Ordoñez, sostuvo que era inconcebible que la mayoría de los candidatos no se hayan presentado. “Es una mala señal para este proceso en caso salga elegido uno de los ausentes”, dijo.

En la cita de los presidentes regionales sólo estuvieron presentes Ollanta Humala, Alejandro Toledo y Pedro Pablo Kuczynski.

Humala al hacer uso de la palabra dijo que para él la descentralización debe ser transversal para poder democratizar el poder económico y político. Consideró que el país está concentrado en la capital y la costa y eso no permite la solución de problemas, como el empleo.

Dijo que se debe invertir en infraestructura en la costa, sierra, selva, creando puestos de trabajo con respaldo y garantía del Estado Peruano. Además subrayó la urgente necesidad de regionalizar el Sistema Nacional de Inversión Pública – SNIP-, para hacer que las regiones sean los responsables de las obras que se van ejecutar.

Coincidiendo con Humala, Pedro Pablo Kuczynski, señaló que a la descentralización del SNIP se debe sumar el MEF para de esta manera apoyar a las regiones y municipalidades en la preparación y supervisión de proyectos.

El candidato por la Alianza por el Gran Cambio sostuvo que todo gobierno que piensa seriamente en descentralizar el país debe primero interconectar todos los pueblos.

“En el Perú hay muchos caseríos o pueblitos que no son conocidos. En la selva, por ejemplo, para poder vender sus productos deben ir a la ciudad más cercana caminando cerca de ocho horas. Si hubiera una ruta donde puedan exportar sus productos el tiempo que demoraría seria menor y por tanto sus costos serían más competitivos”, dijo.

A su turno, Alejandro Toledo anunció que de salir electo restituirá el Consejo Nacional de Descentralización. Precisó que este proceso es largo, y no está libre de errores, por esto, es vital la reforma del estado, que permita e incentive la exportación de nuestros recursos, pero no como materia bruta como viene sucediendo ahora, sino transformada para que tenga un mayor valor, puesto que con ello se estará creando fuentes de trabajo para millones de peruanos. De igual modo, afirmó que este proceso debe iniciarse con la educación.