viernes, 31 de agosto de 2012

Los escándalos palaciegos



A lo largo de la historia peruana, muchos son los alborotos que fueron protagonizados por los diferentes presidentes de la Patria. Así tenemos, por ejemplo, denuncias de maltrato, violencia física y sicológica, padres que se oponen a sus hijos y hermanos que generan disturbios.  Aquí un recuento de los hechos más saltantes de los inquilinos palaciegos.

El actual presidente no ha estado exento de estos escándalos. Así, encontramos que, hace pocos días, don Isaac Humala, padre del flamante mandatario del Perú en la actualidad, y fundador, además, del Movimiento Etnocacerista Peruano, se refirió a su nuera, la Primera Dama de la Nación, con palabras desafortunadas: “Nadine está borrachita por el poder”.
Todo comenzó cuando un informe periodístico reveló que la empresa Krasny –en la que el hermano del presidente posee el 25% de acciones– realizó contratos con el Estado por medio millón de soles, a pesar de que las leyes vigentes lo prohíben.
A lo que Nadine Hereda, esposa del actual presidente, no tuvo reparos en referirse al escamoso problema en el que estaría metido su cuñado, alegando que existen indicios de irregularidad en dicho acontecimiento.
 “Como ya señaló el primer ministro, tendrá que verse si (la empresa de Alexis) tiene impedimento y (si lo hay) será sancionado”, señaló Heredia.
Debido a estas declaraciones, el padre del presidente se refirió por primera vez ante cámaras a su nuera, dando a entender que a quien le gusta el dinero “como caramelo”, es a ella.
Los escándalos que vienen protagonizando la familia del presidente, ¿qué tanto puede afectar al país?
Para el analista político, Fernando Rospigliosi,  al país no le perjudica en nada. “A quien le afecta todo esto es directamente al presidente”, afirma el investigador.  
Así mismo, refiere que a la gente no le gusta mucho que se estén ventilando los problemas familiares del mandatario, por lo que su aprobación de parte de la opinión pública podría venirse abajo. 
“La realidad es que ella (Nadine) está mostrando un poder desmesurado e inusual en una primera dama; entonces, yo creo que lo dicho por Isaac Humala ayuda a que esta imagen se haga más popular”, dice Rospigliosi.
También se refirió al caso de Alexis Humala, afirmando que lo hecho por el hermano del Presidente es ilegal. 
“Sin ninguna duda, es ilegal. Está prohibido explícitamente que parientes del Presidente puedan tener contratos con el Estado. Ahora, él está tratando de decir que vendió esa participación, pero en los registros públicos no figura eso”, sentencia el analista.
Recordando
Humala no es el único el presidente en sufrir estos escándalos. Durante la segunda gestión de Alan García, el entonces mandatario tuvo que reconocer haber concebido un hijo fuera del matrimonio.
Es así que, en octubre de 2006,  García Pérez reconoció tener un hijo de 20 meses fuera de su relación marital, alegando, además, que nunca  negó a su hijo, sino que, por el contrario, lo reconoció desde el primer día de nacido.
“Entre abril de 2004 y octubre de 2005, en que estuve separado, mantuve una relación con una persona de altas cualidades, relación de la que nació un niño en febrero de 2005”, afirmó a los medios en dicha ocasión.
Así mismo, señaló que tenía la satisfacción de contar con el respaldo de su esposa que “me demuestra y le demuestra a todo el país su dignidad, su condición de madre y su condición de dama”, indicó el ex mandatario.
Al igual que Humala y García, el ex presidente Alejandro Toledo, también estuvo envuelto en escándalos. Probablemente el que más problemas le trajo fue su negativa a reconocer a su hija Saraí. 
Pero no solo en este escándalo estuvo envuelto el doctor Toledo. También sus hermanos y cuñados le pusieron en aprietos.
Para muestra, un botón: En esa ocasión Juana Rodríguez, cuñada del Mandatario peruano, fue procesada por el delito de tráfico de influencias, después de que fuera sorprendida ‘in fraganti’ cuando, en compañía de dos cómplices, buscaba colocar allegados suyos en cargos estatales.
Sin embargo, peor fue la conducta de Miguel Toledo Manrique, sobrino del entonces presidente, quien estaba siendo procesado por el presunto delito de violación. Según la denunciante, la joven Miledi Rojas, el sobrino del mandatario, se valió de su condición en marzo de este año para, mediante engaños, ultrajarla sexualmente tras haberla sedado con un potente somnífero.
Pero no todo quedó allí, ya que también sus hermanos, Pedro y Margarita Toledo fueron debidamente investigados por diferentes controversias.
Pedro Toledo, por ejemplo, fue investigado por el delito de fraude en la adquisición, a través de una empresa de su propiedad, de una concesión del servicio de telefonía para Lima y El Callao, la que habría obtenido utilizando datos falsos y recurriendo a un testaferro. 
Por otro lado, Margarita Toledo se encontraba procesada como presunta jefa de una “fábrica” de falsificación de firmas, que permitió la inscripción del partido País Posible –en ese momento el oficialista Perú Posible- y su participación en las elecciones presidenciales del 2000.
Pero lo más trágico es que no solo estaban embarrados sus hermanos, sino que, además, sus sobrinos, convirtiendo dicha estafa en un gran negocio familiar.
Durante la década de los 90, la entonces Primera Dama, Susana Higuchi, denunció a su esposo y  presidente en ese entonces, Alberto Fujimori.
Según la denuncia de la señora Higuchi, Fujimori habría ordenado maltratarla psicológicamente todo porque ella aseguró que su cuñada, Rosa Fujimori, había cometido irregularidades con la ropa donada por Japón
Este ha sido el recuento breve de los escándalos que han teñido de vergüenza el Palacio de Gobierno. Lo que no queda claro es si dichos desmanes son requisitos necesarios para llegar a la Presidencia del Perú. Esperemos que no sea así.