viernes, 24 de agosto de 2012

“Pensión 65”: Oportunidad para todos


En un país que se jacta de tener un crecimiento económico sostenido por más de 36 meses, ¿Cómo era inconcebible que esos beneficios no alcanzaran a las personas de la tercera edad?. Este gobierno, con un buen criterio creó “Pensión 65”, un programa que busca darle tranquilidad a nuestros “viejitos”.

La crisis económica que vivió el país por años llevó a mucha gente, entre hombres y mujeres, a tener que ‘recursearse’ (trabajar de lo que sea)  para poder llevar un pan a su casa. Si bien algunos lograron hacer fortuna,  no podemos decir lo mismo de todos quienes llegaron a la vejez sin dinero y jubilación que las permita afrontar su última etapa de vida en tranquilidad. 
Para ayudar a estas personas que son cientos de miles en el Perú, el actual gobierno creó a través del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), el Programa Nacional de Asistencia Solidaria, más conocido como “Pensión 65”.
Gracias a este programa que nació en diciembre del año pasado, actualmente más de 170 mil “viejitos” han podido mejorar sus vidas.  Hoy cada uno de ellos cobra mensualmente 125 nuevos soles.
Si bien los funcionarios del Midis están contentos con la meta alcanzada en menos de un año de creado “Pensión 65”, ellos ahora pretenden alcanzar objetivos mayores. Por lo pronto, se han propuesto llegar a 247 mil adultos mayores a nivel nacional.
Además de Lima y Callao, el programa también beneficia a los departamentos de Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, Puno, Ica y Huánuco. Además de Amazonas, Ancash, Cajamarca, Cusco, Junín, La Libertad y Piura, claro está, bajo los criterios establecidos del Sistema de Focalización de Hogares (SISFOH) que provee de la información a los programas sociales acerca de la situación económica de las familias. Todo esto, con el fin de evitar desafortunados casos de que personas sin escrúpulos busquen beneficiarse sin merecerlo.
¿Cómo acceder a Pensión 65?
Para poder contar con los beneficios de este programa, la persona tiene que tener 65 años a más. Obviamente tienen que ser “viejitos” que vivan en una situación de pobreza extrema y que cuenten con sus documentos de identidad. Esto va de la mano a que no deben percibir dinero alguno, ya sea de alguna pensión u otro sistema que otorgue remuneración económica por parte del Estado. 
Tampoco debe estar afiliado al Seguro Social de Salud (ESSALUD), ni ser beneficiado por algún otro programa social, excepto que sea del Seguro Social Integral de Salud (SIS) y el Programa Nacional de Movilización por la Alfabetización (PRONAMA). Finalmente, deben presentar una Declaración Jurada acerca de su situación. 
Un dato a tomar muy en cuenta, es que para afiliarse no se paga nada. 
Principales beneficios
Las víctimas de la violencia terrorista también pueden acceder al programa. Esto fue aprobado por el Consejo de Ministros, siempre y cuando la persona cumpla con los requisitos. Por otro lado, el último 28 de julio, en el mensaje presidencial, el jefe de Estado anunció que los beneficiados recibirán atención médica especializada de los hospitales del Ministerio de Salud. Además, para los que viven en los departamentos ya señalados, y con el fin de que no hagan viajes innecesarios, el pago se dará bimestralmente (cada dos meses) en las agencias del Banco de la Nación, ello para ahorrar gastos de traslado a los beneficiados, por lo que recibirán S/. 250 al realizar el retiro.
La directora ejecutiva de “Pensión 65”, Norma Vidal, refiere que están satisfechos con el programa porque no solamente está ayudando económicamente a los beneficiados, sino que también les está dando la posibilidad de acceder a las campañas gratuitas de salud, lo cual es un servicio más íntegro para el adulto mayor en extrema pobreza. “La finalidad de este programa símbolo del gobierno es darle mejoría en la calidad de vida a nuestros ancianos que por lo injusto de su situación no cuentan con una remuneración, por lo que se está mejorando su vida en una etapa que merecen descansar”, apunta.
Más allá de los colores políticos, no podemos negar que “Pensión 65” es un símbolo aplaudible de lo que es inclusión social. Un acierto para que nuestros ancianos tengan la tranquilidad de vivir su vida que le corresponde según su edad.