miércoles, 12 de enero de 2011

Bella después de ser madre

Antes cuando dabas a luz era común que tu figura sufriera algunos cambios. Esto como era obvio generaba molestia a tu esposo. Felizmente con el avance de la tecnología este “problema” tiene solución, solo es cuestión de ser firme para que el esfuerzo haya valido la pena

Después del embarazo, la mujer desea recuperar la “forma” y la apariencia que tenía antes de este. Para lograrlo, tiene a su disposición una serie de cirugías estéticas que le permitirá verse muy bien tras el nacimiento de su hijo.

“Los principales cambios fisiológicos que se producen en la mujer, durante el embarazo, se presentan en los senos, que aumentan de tamaño, se llenan de estrías, se caen y, algunas veces, se atrofian después de suspender la lactancia; en el abdomen, donde la piel se vuelve flácida, aparecen estrías y aumenta el volumen” explica el cirujano plástico Iván Santos, miembro de la Sociedad Peruana de Cirugía Plástica.

Si usted no quiere pasar por el quirófano, ya sea porque le asusta o no tenga las posibilidades económicas para pagarlo, entonces no se preocupe, pues existe otra alternativa.

Si luego del embarazo ha quedado con unos kilos demás, es necesario seguir una alimentación sana que comprenda cinco comidas al día.

Empiece con un desayuno abundante en cereales, lácteos y proteínas. Por su parte, el almuerzo debe estar compuesto por una entrada, que puede ser un plato de verdura, pasta, legumbres o arroz y un segundo plato de carne o pescado.

Por la noche, la cena debe ser ligera, sin hidratos de carbono, a base de frutas y verduras. No olvide tomar una fruta a media mañana y un yogurt en el almuerzo.

Asimismo no olvide dejar de tomar cafeína. El no dormir además de hacer daño a la salud también ayuda a que la piel de su rostro se envejezca más rápidamente.

Otro problema importante después del parto lo constituye la flacidez. Hay mujeres que no engordan mucho durante el embarazo pero aún así les aparece mucha flacidez o falta de tono muscular, en el abdomen y la zona lumbar, acompañada de elasticidad en la piel.

Para solucionarlo, es recomendable tonificar los músculos mediante repeticiones de varios ejercicios en casa (intentar el abdomen y los glúteos contraídos durante el día da muy buenos resultados) al mismo tiempo que se aplica una crema reafirmante de cuerpo dos veces al día.

La celulitis

Este problema avanza en silencio durante el embarazo y se intensifica tras el parto. No esperes a no reconocer tus piernas cuando los primeros síntomas ya hayan aparecido. Aplícate buenos productos anticelulitis o cremas hidrantes, dos veces al día. Y no olvide los masajes. Si eres perseverante lograrás que ese antiestético problema no aparezca en tu vida. Recuerda eliminar en tu dieta las grasas saturadas.

Si la celulitis está avanzada, empieza desde hoy un tratamiento en un centro de estética.

Otro inconveniente muy frecuente entre las nuevas madres se da a nivel del pecho. Esta zona sufre durante el embarazo y la lactancia. En cuanto dejes de dar pecho, todos los días dedícale unos minutos a aplicarte productos reafirmantes de senos.

Además es recomendable hacer dos o tres ejercicios al día para fortalecer los músculos pectorales.

Autoestima

Una piel radiante contribuye a mantener alta tu autoestima. Tras el parto, cuide su rostro para que se vea bonita, uniforme y radiante.

Es importante mantener la piel limpia. Utilice productos limpiadores específicos para su tipo de piel dos veces al día (aunque no te hayas maquillado) e hidrate la piel en profundidad.

El cabello también sufre durante el parte, por tanto, es importante mantenerlo limpio, brillante, con un corte favorecedor. Es recomendable aplicarse mascarillas de hidratación dos veces por semana.