miércoles, 12 de enero de 2011

La vida te da una segunda oportunidad

Hace algunos días las televisoras del mundo dieron a conocer la historia de Ted Williams, un pobre hombre que se ganaba la vida en las calles de Ohio, Estados Unidos, pidiendo limosnas, y que de la noche a la mañana se convirtió en famoso. Así como él, muchas celebridades vivieron sumidos en la pobreza

La historia de Ted Williams, un pobre hombre que se ganaba la vida pidiendo limosnas, es la historia de muchas personas, que tuvieron el infortunio de nacer en un hogar humilde y lleno de problemas o que habiendo alcanzado el éxito terminaron en el hoyo ya sea por las drogas o el alcohol.

Ted arrastrado hasta la mendicidad por sus problemas con los vicios tenía a pesar de sus debilidades un don, una hermosa y contundente voz. Un periodista del Columbia Dispacht tras escucharlo después de pasar varias veces con su coche por el semáforo en el que Williams pedía dinero para poder sobrevivir,decidió grabarle en vídeo y colgarlo en Youtube.

Gracias a ese video que muestra su peculiar historia y sobre todo su poderosa voz, la vida de Williams ha cambiado de la noche a la mañana. Ha recibido importantes ofertas de trabajo. El video, colgado hace unos días, ha llegado increíblemente a las seis millones de visitas y muestra como Ted se ganaba la vida, al menos hasta hace algunos días. “Tengo un regalo divino de voz. Soy un antiguo presentador de radio que está pasando por malos momentos. Por favor, cualquier ayuda será gratamente apreciada. Gracias y que Dios le bendiga. Felices fiestas”, dice el cartel que llevaba colgado. Él asegura que su vida ha cambiado y ha dejado atrás sus vicios.

El miércoles 5, el “Mendigo de la voz de oro” se reunión con su madre después de 20 años, cual hijo pródigo. El hecho captó la atención de diversos medios de comunicación, en especial de las cadenas CBS y NBC, que a pocos días de conocer su historia lo han convertido en una celebridad.
El video ha hecho que importantes cadenas como MTV y ESPN se contacten con él para contar con su voz, al igual que la Liga Nacional de
fútbol Americano. Por lo pronto, acaba de firmar un contrato con la empresa de alimentos Kraft para participar en un comercial para la transmisión de un partido de fútbol americano a través de ESPN.
“Este es un sueño hecho realidad. No había manera de poder imaginar que me pasaría esto”, contó este emocionado hombre a uno de los tantos programas de televisión que vienen requiriendo su presencia desde el lunes 3 de enero
.

Los famosos que nacieron pobres

Así como Ted Williams muchos famosos fueron pobres por lo que tuvieron que trabajar –varios de ellos- como meseros, vendedores, secretarias, entre otros oficios, para ganarse la vida.

A diferencia del resto de personas que como ellos nacieron de cuna humilde o habiendo alcanzado una relativa fama lo perdieron todo por la culpa de los vicios, estos hombres y mujeres nunca perdieron la fe de que algún día serían grandes.

“El Universal” en su afán de indagar si lo acontecido a Ted Williams fue una cosa de la casualidad investigó las historias de algunos “famosos”, no sólo del mundo sino también del país, y estos fueron los resultados.

Jim Carrey.- Uno de los actores cómicos de éxito no nació rodeado de lujos precisamente. El protagonista de “La Máscara” vivió muchos años con sus padres en una caravana cuando era pequeño y que en ocasiones la vida lo golpeaba duramente llegando incluso hasta no tener para comer, teniendo que trabajar como mesero en restaurantes de carretera así como camarero en hoteles de mala muerte. Hasta que un buen día debido a sus habilidades histriónicas -esto sumado al destino- jugaron a su favor dándole la oportunidad de participar en películas de bajo presupuesto y con papeles pequeños que le valieron su reconocimiento hasta que dio el gran salto a la pantalla grande con un éxito de taquilla llamado “La Máscara”, película por la que cobró la nada despreciable suma de U$20 millones. Hoy en día es uno de los actores mejor pagados del mundo del sétimo arte.

Hillary Swank.- Una historia similar es la de esta actriz dos veces ganadora del “Oscar”, quién sin pensarlo dos veces se aventuró a viajar a Los Ángeles desde su natal Pensilvania con tan solo 75 dólares en el bolsillo. Fueron tantas las ganas de salir adelante y su fe en que podría lograrlo, lo que contribuyó a perseverar hasta que las puertas de la fama se abrieran y la albergara hasta llegar al estrellato. A pesar de las adversidades y los golpes que la vida le propinó, consiguió el éxito y la fama que siempre anheló.

Oprah Winfrey .- La presentadora que hoy goza de fama y fortuna, calificada como la estadounidense de origen afroamericano más influyente, tuvo una niñez complicada debido a la pobreza y el maltrato que vivió en su natal Kosciusko, en Misisipi.
Su pobreza llegaba al extremo de tener que hacerse vestidos con la tela de los sacos de su padre. A los nueve años ya había sufrido abusos sexuales, trauma que la hizo rebelde por lo que a los 12 fue internada en una correccional. Su situación era tan mala que a los trece años decidió escaparse de casa, pero a los a los 19 años empezó trabajando como reportera en una estación de radio con lo que comenzó el cambio.

Leonardo Di Caprio - El “Galán de los ojos azules” recordado sin duda por su papel en Titanic creció en un suburbio de Hollywood, en el que se dice predominaban las drogas y la prostitución. Al joven actor lo descubrió un cazatalentos y comenzó entonces a formarse en el mundo de la actuación sin ir a la universidad. Gracias a su talento y a la fe que se tenía, como el mismo lo dijo alguna vez en una entrevista, logró al cabo de algunos años de actuar en pequeñas películas convertirse en una estrella de Hollywood.

Johnny Depp .- La infancia del actor estuvo enmarcada por constantes altibajos y en un momento la familia estuvo tan mal económicamente que tuvo que vivir con los suyos en un cuarto de motel durante casi un año. Luego del divorcio de sus padres, hacia sus 15 años, Deep comenzó una etapa bohemia en la cual se refugió en las drogas y alcohol, siendo rescatado por una iglesia cristiana hasta convertirlo en lo que hoy es en la actualidad.

Escribe: Christian Briceño R.