miércoles, 12 de enero de 2011

Perú sería el primer productor de cocaína del mundo

El incremento de la producción de cocaína en el país viene haciendo que cada día la violencia del narcotráfico se venga acercando mas a las ciudades, por lo que en un futuro no muy lejano regiones como Cusco, Puno, Arequipa, y por su puesto Lima, se convertirán en tierra de nadie. Para el especialista en temas de drogas, Jaime Antezana, la razón de esta situación es que no existe en el gobierno alguien quien dirija una política antidrogas eficiente


-Según el diario estadounidense The Wall Street Journal, el narcotráfico en América Latina podría convertirse en una de las actividades económicas más importante del continente ¿Qué nos puede decir al respecto?

- Ya es una realidad que no lo podemos negar, el narcotráfico se está volviendo una industria no solo en el Perú sino en todo el continente, cosa que es preocupante si lo vemos desde el punto de vista macroeconómico.

- ¿Y a que se debe esta realidad?

- La concepción es muy simple, Perú, Colombia, y Bolivia, son los países donde se encuentran los mayores productores y abastecedores de todo el mundo, a estos se les debe sumar Brasil, Chile, Uruguay y Argentina, que han pasado de ser simples rutas de la droga a activos consumidores.

- ¿Se ha identificado alguna ciudad en específico?

- En la actualidad Rio de Janeiro se ha convertido en la ciudad de mayor peligro en Latinoamérica, en donde el narcotráfico se ha trasladado a la ciudad, generando un descontrol, en donde se enfrentan los comercializadores y las fuerzas del orden en zonas urbanas altamente pobladas

- Entonces el narcotráfico viene de la mamo con una violencia generalizada

- Este flagelo –quiérase o no- está asociada con la violencia, no de pandillas o grupos de delincuentes comunes sino de bandas organizadas capaces inclusive de enfrentarse a las fuerzas del orden, y para ello utilizan todas las zonas del narcotráfico internacional.

- ¿Aquí se viene dando esa migración violenta del campo a la ciudad?

- Con decirte que hasta el año 2007, los enfrentamientos se producían en las mismas zonas de producción (valle del rio Apurímac, Ene y Marañón etc.), y en el 2010 se registraron ataques en La Merced – Región Junín, a solo ocho horas de Lima. Esto nos da una idea de que cada día se acercan mucho mas a las ciudades, que son los lugares por donde transita la droga hacia su destino final.

- Si este problema se llegara a generalizar, se tiene estimado cuáles serían las próximas rutas para posibles enfrentamientos

- Haciendo una proyección de aquí ha algunos años, los ataques llegarían por el sur al Cusco, Puno y Arequipa. Y también no seria raro que antes de llegar a Lima, La Oroya se convierta en una de las ciudades con mayor índice de violencia en el país. Pero lo que si hay que tener en cuenta es que no nos estamos enfrentando a una guerra popular conformada por grupos de activistas que luchan por un ideal, estamos frente a una narco – guerra, que si no se controla de manera efectiva, ellos van a tomar las ciudades por donde transita la droga.

- Algunos analistas señalan que contra quienes se está luchando no son narcotraficantes sino remanentes del terrorismo, esto es cierto

- Sin duda toda la guerra de la cocaína en curso está impulsada por diversos grupos armados, que son muchos de ellos pequeñas columnas terroristas que ofrecen sus servicios al narcotráfico, brindándoles protección y seguridad de su mercadería, a ellos se los denomina narcoterrorismo.

- La aparición de varios “grupos armados” que custodian la droga, nos hace pensar que la producción de cocaína está en aumento

- La producción en hectáreas de hoja de coca en el Perú crece anualmente entre el 4.5% a 5%, cifra que es alarmante a pesar que en el país se viene dando una política antidrogas que no esta dando resultados.

- ¿Qué es lo que no se viene haciendo bien en materia antidrogas?

- Si bien existes muchos planes para menguar este problema, esta en conjunto no esta funcionado adecuadamente por muchos factores.

- ¿Cuáles son esos factores?

- En el Perú no hay nadie quien comande una política antidrogas, cosa que si sucede en Colombia, en donde el presidente de la república es el que dirige personalmente todas las operaciones. Por otro lado, los operativos que se realizan están parcelizadas y no articuladas como deberían estar, por lo que cada uno hace esfuerzos por controlar tanto la salida de cocaína como el ingreso de insumos químicos a la zona. A ello hay que agregar una deficiente capacidad de gasto de nuestras autoridades que no saben priorizar proyectos que permitan combatir el problema. Un ejemplo palpable está en los S/100 millones que se destinó para esta zona, donde solo se gastaron 35 millones, y en lo que se gastó no se dio prioridad a la construcción de garitas para el control de insumos químicos ni tampoco se reforzó el patrullaje de la zona.

- ¿Cuándo habla de parcelizar a que se está refiriendo?

- En el Perú nadie maneja la política antidroga, todos tienen una zona que se le fue asignada, por ejemplo: En el Vrae está el Ministerio de Defensa; en el Alto Huallaga el Ministerio del Interior. De DEVIDA no se sabe que papel cumple. Ese es el panorama en que estamos inmersos sin ninguna solución a mediano o largo plazo.

- Pero según informes de la policía en estos últimos años se ha reducido las plantaciones de hoja coca

- Lo que se ha hecho es poco casi insignificante; se controla cerca del 5 al 6% de la cocaína y se erradica anualmente entre 10 a 12 mil hectáreas. La policía siempre informa de forma parcializada los sucesos, ellos indican que se han erradicado plantaciones en 3 valles de la amazonia peruana, pero no señalan que en otras 11 regiones la producción sigue a flor de piel.

- ¿Qué es lo que usted recomienda?

- Articulamos todos los organismos que participan activamente en este proceso. Por ejemplo, la Aduana podría encargarse de monitorear el ingreso de insumos químicos al país, la SUNAT hacer un seguimiento del destino de la mercadería (quienes son los importadores que se proveen de esos materiales), y finalmente la policía, controlar el ingreso de los insumos a las zonas cocaleras. Si todos estos organismos cumplen con su trabajo hoy en día los narcotraficantes no tendrían insumos para procesar la cocaína.

- Si no se corrige la producción de cocaína ¿Qué nos espera en el futuro?

- Si el Perú no llega a reducir las 62 mil hectáreas de sembríos de hoja de coca que en la actualidad tenemos, este año vamos a ser el primer productor de cocaína del mundo, superando largamente a Colombia, ya que ellos vienen intensificando de manera efectiva la erradicación.

Escribe: Christian Briceño R