jueves, 9 de junio de 2011

Perú lidera gastos militares en Sudamérica

Al menos siete países sudamericanos, incluido el Perú, aumentaron en el 2010 sus gastos militares. Lo curioso es que esta región es una de las más pacíficas del mundo


Perú a pesar de tener 10 millones de personas pobres, incrementó sus gastos militares entre el 2009 y 2010 en un 16.4%, convirtiendo al país en el que más invirtió en este rubro en Sudamérica.

Para el SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute), que es una institución internacional independiente dedicada a la investigación de conflicto, el control del armamento y el desarme, el incremento de los gastos militares en Perú se debería a la intención de su gobierno de renovar su stock de armamentos, mucho de los cuales tienen una antigüedad de más de 15 años.

Según el Ministerio de Defensa de Perú, la compra de nuevos equipos que ha hecho el régimen del doctor García durante estos años no debe ser vista como una amenaza para nadie, ya que solo representa la renovación natural que todo país realiza cada cierto tiempo para tener operativa a sus Fuerzas Armadas.

En estos últimos años no solo el Perú ha incrementado sus gastos militares. De acuerdo con el SIPRI al menos siete países más lo han hecho entre el periodo 2009 - 2010.

Lo que si llama la atención a esta institución, es que Sudamérica siendo una región pacífica comparada con otras, como es el caso de Medio Oriente, haya incrementado sus compras.

El gasto militar sudamericano alcanzó a US$63.300 millones el año pasado, es decir, un 5,8% por encima del 2009.

Bonanza latina

Para Carina Solmirano, experta del SIPRI, la razón que explicaría el incremento del gasto militar en América Latina se debería a la “bonanza económica” que muchos países tienen.

En efecto, hace más de una década esta parte del continente americano viene experimentando significativos crecimientos en materia económica. El año pasado, por ejemplo, tuvo una evolución favorable de 6%, como promedio.

Mientras en Sudamérica los gastos militares han aumentado, en otras partes del mundo, como Europa o Asia central y del sur más bien se ha reducido. Solo Estados Unidos y algunos países africanos registraron una expansión.

En términos absolutos, Sudamérica sigue siendo una de las regiones que menos dinero destina a asuntos militares, a pesar de los aumentos registrados en los últimos tiempos.

Su monto de US$63.300 fue apenas superior a lo que gastó solamente Francia en el mismo rubro.

Brasil “marca tendencia”

El gigante sudamericano es “gran parte la razón” del aumento del gasto militar en esta región, dice Solmirano.

“Con el tamaño geográfico que tiene y el dinero que ha destinado a su aparato militar, es el país que más ha gastado en ese rubro en los últimos cinco años en Sudamérica y quien marca la tendencia”, indica.

El anuario del SIPRI señala que el país sudamericano alcanzó a US$33.500 millones en ese rubro durante 2010.

Entre 2001 y 2010, el gasto militar brasileño aumentó 30%, agregó. La tasa de aumento anual a partir de 2004 fue de 6,9% y equivalió a cerca de un punto y medio de su PIB, que también estuvo en constante expansión.

En el caso brasileño, el fenómeno se enmarcó en un programa para modernizar sus fuerzas armadas que incluyó la compra de submarinos, helicópteros franceses y de adquisición de tecnología.

“Brasil está avanzando en su intención de volverse un poder regional tanto económico como militar”, indica el informe del SIPRI.

“Ante la ausencia de amenazas militares reales a Brasil, sus opciones de gasto militar pueden estar motivadas sobre todo por la búsqueda de prestigio o estatus, más que por necesidades de defensa nacional”, agregó la especialista.

Algunas excepciones

No todos los países sudamericanos aumentaron sus gastos en ese periodo. Según SIPRI, Venezuela, Bolivia y Uruguay, registraron una caída en sus compras

En el caso venezolano, la caída fue de 27%, la mayor de la región. Según Solmirano, esto muestra “cómo el ciclo económico está relacionado con el gasto militar en cada país”.

Sin embargo, dijo desconocer cómo eso va a afectar la compra de armas que el gobierno de Hugo Chávez había anunciado a Rusia.

“Es una situación complicada porque no tenemos mucha información de cómo se financian estas armas”, comenta la especialista.

Respecto a México, el SIPRI registró una evolución del gasto militar del 2%, más lenta que otros países latinoamericanos a pesar de que el gobierno de ese país ha declarado la guerra al narcotráfico.

“Hay desde la administración de (Felipe) Calderón un intento de tener Fuerzas Armadas entrenadas y equipadas para combatir al narcotráfico, pero el aumento del gasto en 2010 fue pequeño”, dijo Solmirano.

La experta indica que en los próximos años puede esperarse una “desaceleración” del gasto militar en Sudamérica.