jueves, 12 de abril de 2012

“No todos de mi familia me apoyan”

-¿Desde el colegio querías ser actor?

-No tanto, aunque te confieso que me gustaba estar frente a un escenario, pero eran gustos como pasó con la carrera de veterinaria y otras más. Con el pasar el tiempo empecé a frecuentar y ver las obras teatrales hasta que ese gusto que tenía se convirtió en pasión y amor hacia una profesión en la cual lo llevo hasta ahora.

-¿Qué edad tenías cuando entrastes definitivamente al mundo de las tablas?

-Si más no recuerdo fue a los 16 años cuando ingrese a un grupo juvenil que se llamaba TAP (Teatro Arte Peruano), en la cual aprendí bastante y pienso que fue allí el momento para decidirme por la actuación.

-¿Tus padres te apoyaron en esa decisión?

-Pusieron un grito al cielo porque obviamente los padres siempre buscan una herencia como profesión, además en mi familia existen diputados, ingenieros, doctores. Afortunadamente después empezaron a entender mi trabajo.

-¿Ahora todos te apoyan?

-(Piensa) Ni todos te diré. Hay un 80% que sí y un 20% que todavía no; pero bueno, yo igual sigo porque esta carrera me encanta.