jueves, 19 de abril de 2012

“Para que Conga vaya, tienen que cambiar a los interlocutores”


El especialista en temas mineros, Cesar Gutiérrez señala que la situación de Conga puede afectar a las inversiones extranjeras que apuestan por nosotros. Sobre el problema con la empresa Doe Run, dice que esta puede ocasionar un grave inconveniente con el TLC con los Estados Unidos. 

-¿La labor de los peritos internacionales en el tema de Conga que tan importante  ha sido?
-Pienso que los peritos han estado de más porque ellos no podían decir “no” ya que se les había contratado para maquillar las cosas. Ahora lo que ellos digan para mi es intrascendente porque si bien es cierto existe un rechazo en Yanacocha, eso no se elimina con un peritaje sino con el comportamiento de la empresa con la comunidad, lo que digo es que esa relación resquebrajada debe rehacerse desde cero y lógicamente no va a ser de inmediato, tomara sus años, pero es necesario.
-Los peritos han determinado que el proyecto Conga puede ir siempre y cuando se hagan mejoras. ¿Usted que cree?
- Ahorita Yanacocha tiene la opción de hacer realidad este proyecto, pero como digo, esta no podrá realizarse si primero no se involucra a la población. Tienen que cambiar de interlocutores.
- El problema de este proyecto, ¿qué tanto puede afectar a las futuras inversiones mineras?
-En realidad el impacto que pueda tener es un poco peligroso porque las empresas lo que buscan es tranquilidad no solo económica, sino también social, en ese aspecto creo que estamos fallando un poco, pero tengo la total confianza de que esto cambie por el bien de nuestro país y de todos los inversionista que apuestan por nosotros.
-Otro caso que está preocupando al Estado es la situación de la empresa Doe Run en La Oroya que será liquida en las próximas semanas. ¿Cómo ve este problema?
-Realmente nunca pensé que se tomará la decisión de liquidarla, porque siempre había el temor a la rebelión social de parte de la población de La Oroya. Sino me equivoco el gobierno aprista ya había hecho un intento para actuar fuerte, pero retrocedieron porque veían que la población se le venia con todo, además los pobladores de esa zona son gente que vive de la minería y chocar con ellos no era la mejor solución, políticamente hablando.
-¿Qué cree que suceda ahora?
-La gente de esa zona está muy desilusionada con el Estado porque a su criterio no se han llevando los procedimientos adecuados para con los pobladores de la ciudad. Lamentablemente el actual gobierno no está haciendo absolutamente nada para remediarlo, por el contrario están politizando más el tema olvidándose por completo de la población de La Oroya, esperemos que el presidente Humala tenga el tino de calmar tanto a la población como a los empresarios porque sino estará en una encrucijada que muy difícil podrá salir.
-Ante el anuncio de liquidación de la empresa Doe Run, mucho se habla de que es necesario un nuevo propietario, en ese contexto, ¿qué debería hacer la nueva empresa?
-Si se da ese caso, la nueva empresa tiene que seguir con lo que ya está porque si abandona lo hecho y empieza de cero podría tener problemas con la población, y los más perjudicados serian los trabajadores de la zona ya que no sabrán quien les pagara.
-El Estado ha manifestado que los sueldos de los trabajadores están asegurados hasta fin de año, ¿es o no cierto eso?
-En la teoría es posible que sí. Ahora si el Estado quiere asumir el pago total de los trabajadores, bueno supongo que se le descontara luego a la nueva empresa, el problema radicaría si está  aceptará o no, como ves es un tema muy delicado que el Estado debe sortear con mucha cautela.
-¿Cuál es el futuro de Doe Run en este momento teniendo en cuenta que ha sido liquidado por sus acreedores?
-En realidad su futuro hasta este momento es incierto porque muchos dicen que es necesario el cambio de operador, cosa que me parece muy delicado porque está nueva empresa vendrá con sus propias leyes y cuando vea la situación de los trabajadores quizás no quiera reconocer sus aguinaldos y el tiempo que estuvieron sin cobrar.
-El Gerente General de Doe Run, Juan Carlos Huayhua, señaló que presentaran un nuevo plan de reestructuración dentro de 30 días, ¿cree que ese plan evitará su liquidación?
-En realidad la decisión que tomaron las autoridades pertinentes no cambiara en nada. En este momento Huayhua está en una posición muy desfavorable, ya que no están en una posición negociadora. Sinceramente veo bien difícil que Doe Run obtenga algo adicional, porque al final será el mismo resultado. 
-Se dice que el problema con la minera Doe Run puede afectar gravemente el TLC con Estados Unidos, ¿usted cree eso o quizás están exagerando las cosas?
-Si bien es cierto la minera ha hecho una serie de incumplimientos en el tema ambiental, ellos lo tomaran como una medida discriminatoria y  puede afectar el TLC con Estados Unidos ya que la matriz de está empresa se encuentra en Arizona (USA).
-¿Qué tan grave es el impacto ambiental en La Oroya?
-Elevadas, lastimosamente el Estado ha sido demasiado condescendiente con los acreedores sin importarles el trabajador.
-¿Cómo está llevando este tema el Presidente Ollanta Humala?
-Pienso que tanto Humala como el presidente del Consejo de Ministro Óscar Valdés, están sintiendo la presión de los poderes económicos, aparte existe la prensa que está alineada a esas multinacionales y que presionan al Estado, esperemos que el Presidente tenga muñeca para poder manejar ese delicado tema. 
-¿Por qué se demoró en liquidar a la empresa Doe Run?
-Por temor a las movilizaciones sociales.