miércoles, 22 de septiembre de 2010

Goleadas históricas sufridas por clubes peruanos


La improvisación de una directiva y de un entrenador que no supo parar bien a su equipo llevo a que el Sport Huancayo sufriera la peor goleada que un equipo peruano haya recibido en un torneo internacional


Difícilmente la población huancaína podrá olvidar la pesadilla que le tocó vivir a su equipo la noche del jueves 16 de setiembre.
Hasta ahora, el castigo más duro que había tenido un equipo peruano lo tenía registrado Alianza Lima, que en la Copa Libertadores de 1976 cayó 7 a 1 con el Cruzeiro de Belo Horizonte.
Esa noche entre Jairzinho y Palinha se encargaron de hacerle 7 goles al equipo íntimo. César Cueto descontó por los peruanos.
Otra de las goleadas del cual debemos sentirnos avergonzados está la que sufriera nuevamente Alianza contra Sport Arrecife de Brasil y Cobreloa de Chile. En ambos partidos por la Copa Libertadores fue aplastado por 5-0.
El compadre de toda la vida de Alianza Lima tampoco se quedó atrás en cuanto a resultados vergonzosos a nivel internacional. En 1979 Universitario de Deportes en su visita al Brasil fue humillado por el Guaraní de Campiñas que lo goleó por 6-1 en la Copa Libertadores de 1979. En el año 2001 por el mismo torneo Rosario Central lo aplastó por 6-0.
El desaparecido equipo del Ciclista Lima también fue vapuleado en un torneo internacional. En 1995 en octavos de final de la Copa Conmebol fue goleado por 7-2 por el Cobreloa.
En 1981 Sporting Cristal también sufrió una estrepitosa goleada. Por la Copa Libertadores de ese año, el equipo cervecero fue aplastado en el desierto de Atacama por Cobreloa que le ganó por 6-1.
Por el torneo sudamericano, el peor resultado que había sufrido un equipo, hasta antes del jueves 16 de setiembre, lo vivió Alianza Atlético de Sullana que en Santiago fue goleado por la Universidad Católica 5-0.
Cabe señalar que en este torneo, que fue creado el 2002, la goleada más abultada había sido el 7-0 que el LDU de Quito —que campeonó esa edición— le propinó al River Plate de Uruguay el año pasado, en semifinales.
Sabiendo la realidad de nuestro de fútbol, con la mayoría de equipos con problemas económicos, de tipo dirigencial, etc., aún así queremos que la Conmebol nos de otro cupo para la Sudamericana. ¿Para qué? ¿Queremos seguir haciendo papelones? Mientras nuestros clubes no solucionen sus conflictos y lo que es más importante su situación financiera que les permite contar con jugadores de buen nivel y contratar un buen entrenador, lo más conveniente es que las cosas se queden como están. Solamente tres cupos para la Sudamericana y para la Copa Libertadores.