miércoles, 22 de septiembre de 2010

“La profesión debe definirse por el sentido de la independencia y la altivez”


Cuando Marco Aurelio Denegri entrevistó a Robles Godoy en su programa La Función de la Palabra, dijo: “Está con nosotros Armando Robles Godoy que es un personaje que por cierto no necesita de ninguna presentación”. Parafraseando a Denegri, diríamos que César Lévano es un periodista que tampoco necesita presentación alguna


A portas de celebrarse el Día del Periodista, abordé al profesor César Lévano al término de sus clases en la Universidad de San Marcos. Tiene ya tres décadas enseñando periodismo, relatando las hazañas de grandes periodistas, contando sus tendidas experiencias por los principales medios de nuestro país: Caretas, La República y Marka. Actualmente es el director del contestatario diario La Primera

- ¿Cómo era el gremio de periodistas hace unas décadas atrás?
- El periodismo de antes era un gremio mucho más paternal. No había tantos abismos entre los periodistas. Ahora el periodismo está divorciado de la cultura. Es más, es una separación de cuerpos.
- Se nos avecina el Día del periodista, ¿hay motivos para celebrar?

- A pesar de esta realidad, los periodistas se merecen la fecha conmemorativa del primero de octubre porque en el fondo lo que emerge es una especie de salvación, de refugio en la memoria.
- ¿Cómo ve a los periodistas en la actualidad?

- Una cosa que nos aqueja es que los periodistas se acomodan a como dé lugar, sin principios, sin altivez y obedecen lo que los dueños le dicen. Hay una sumisión penosa en una profesión que debería definirse por el sentido de la independencia.
- Pero un periodista que trabaja en un medio, tiene que seguir la línea editorial del mismo

- No necesariamente. Por ejemplo, los periodistas de Estados Unidos prefieren renunciar al puesto a estar sumidos en un espacio. Por eso, han ido labrando un refugio para la independencia. Antes el dueño mandaba, ahora ellos reconocen que son campos distintos (periodismo y gerencia). Allá el periodismo ha logrado un espacio de libertad profesional.
- ¿Por qué tanto abismo en el periodismo de nuestros días?

- Por la falta de cultura que es sinónimo de falta de lectura. La televisión y la computadora han acaparado la inquietud de los jóvenes. Yo creo que la lectura no tiene reemplazo para formar a un periodista. Por eso, los grandes del periodismo peruano son grandes lectores.
- ¿A quién rescata más dentro del Periodismo peruano?

- A José Carlos Mariátegui, a Federico More porque para él estaba la cultura por sobre todas las cosas; a Alfonso Tealdo que era un entrevistador fuera de serie. La más grande entrevista fue la que le hizo a Raúl Porras Barrenechea publicado en Gala, una revista de lujo. Además, hay que rendirle homenaje a Bausate.
- ¿Qué espera de las nuevas generaciones?
- Yo espero que entre las nuevas generaciones surjan valores que ahora mismo ignoramos, aunque a veces nos llevamos gratas sorpresas, tanto en Lima como en provincias.
- ¿Algún consejo para los periodistas a poco de celebrase su día?

- Que una cosa es que lean mucha literatura: poesía, novelas, cuentos. Y otra, muy aparte, es que lean también a los clásicos del periodismo peruano como Mariátegui, Porras, González Prada que fue un maestro del estilo