miércoles, 8 de septiembre de 2010

Víctimas de la red


El año pasado la policía detectó a más de 100 pedófilos quienes haciéndose pasar como menores de edad se ganaban la confianza de los chicos para luego con ofrecimientos de dinero citarlos para luego violarlos. Los padres de familia deben estar atentos para no tener desagradables experiencias


La denuncia del periodista Jaime Bayly de que el comunicador Beto Ortiz, ex conductor del programa Enemigos Públicos, sería nuevamente denunciado por pedofilia ha traído a la mente de la población peruana los diversos escándalos que sobre este tema han estado envueltos varios personajes, no sólo nacionales sino también extranjeros.
Este flagelo social, que no es nuevo, se ha hecho más frecuente de la mano con el aumento de la penetración del internet alrededor del mundo.
De hecho, durante el año pasado varios de estos casos acapararon los titulares de los distintos medios nacionales.
Delito sin rostro
El Ing. Víctor Jáuregui –gerente regional de la empresa Macaffe– explica que resulta muy cómodo que los pedófilos se valgan de la internet para intercambiar material pornográfico que involucre a menores, debido a que no hay un contacto “cara a cara” entre los involucrados. Además, la red les da la suficiente intimidad y anonimato a los individuos para relacionarse con otras personas de manera casual.Según Jáuregui, en los últimos años la pedofilia a aumentando en las Redes Sociales producto del incremento del uso de esta herramienta principalmente entre jóvenes que son fácilmente engañados por inescrupulosos individuos que haciendo uso del Sayler Gooly acceden a redes sociales que no son suyas, identificándose con identidades falsas, incluso haciéndose pasar como mujer para que se les haga más fácil llegar a una chica, a quien luego de ganarse su confianza ofrecerle una serie de cosas como un empleo seguro un trabajo como modelo profesional, todo con el fin de llevarlas a un sitio con el cuento de tomarles fotografías para ahí aprovecharse y violarlas.
Cabe señalar que la industria de la pornografía infantil mueve al año alrededor de 60 mil millones de euro en el mundo. De acuerdo con el ejecutivo de Macaffe las personas que se dedican a la pedofilia son por lo general personas educadas que lucen como cualquier otra persona, “incluso están organizadas para lograr sus objetivos”, explica.
De acuerdo con la Policía Nacional a diciembre de 2009 la División de Alta Tecnología de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (Dinincri) había detectado alrededor de 100 pedófilos, la mayoría de ellos localizados en la ciudad de Lima. Las otras localidades donde operarían el resto de estos sujetos serían el Cusco, Arequipa, Trujillo e Iquitos.La caza de pedófilos en la red
No obstante, la pornografía infantil y su intercambio en la web es prohibida y penalizada en la mayoría de los países. Uno de los métodos usados para dar con el paradero de los internautas pedófilos, según explica el presidente de la Sociedad Nacional de Informática, Ing. Frank Kermer, es el “phishing”, como se le denomina en la jerga informática a los procesos para adquirir información confidencial de los pornógrafos, de forma “fraudulenta”.Generalmente se envían correos “infectados” con un virus que se instalan en las máquinas de personas que son miembros de las comunidades de pornografía infantil.“Una vez nos tomó seis meses capturar a una pareja de esposos del exclusivo barrio de Miraflores. Yo adopté la identidad de una niña de 12 años que pasaba mucho tiempo en su casa sola, ellos desde que me contactaron por primera vez hicieron todo lo posible para hacerme sentir en confianza y durante toda la investigación –conjunta con la Policía – intercambiamos información personal. Al final, me propusieron que los visitara en su casa, un fin de semana, y allí los capturaron las autoridades”, cuenta.
Perfil
Pese a no existir estadísticas exactas acerca del delito, Kermer estima que en el 70% u 80% de los casos están involucrados personas del sexo masculino. En su mayoría son personas con altos niveles educativos, profesionales, que pueden oscilar entre 25 y 40 años, “aunque también los hay mayores”, dice el especialista.A principios del mes de febrero, un informe de la policía italiana, anunciado en el congreso “Infosecurity 2009, sobre seguridad en la red”, detalla que se descubrió que siete mil páginas de internet ofrecen imágenes de contenido pornográfico de niños, en ese país.Un cable de la agencia de noticias española Efe explica que tras siete años, los agentes italianos revisaron 247 mil 938 sitios web y se llevó a la cárcel a 166 personas, 3 mil 187 fueron registradas y otras 3 mil 483 fueron denunciadas. Kermer asegura que sólo se conoce “la punta del iceberg”, pues en sus estimados, existen unos dos millones y medio de sitios en la internet que ofrecen pornografía infantil.ProtecciónAunque es casi imposible controlar todos los “movimientos” que hacen los menores de edad en la internet, los expertos sugieren a los padres compartir la información relacionada con ese tipo de actividades.“Lo fundamental es mantener una comunicación abierta con los más chicos, siempre es mejor prevenir antes de que ocurra un ataque”, concluye Kermer.
Por su parte, el Ing. Víctor Jáuregui señala que es un poco dificil rastrear a una persona que asume una identidad falsa, por lo que se recomienda a los padres de familia conversar mucho con sus hijos, sobre todo menores, sobre los peligros que existen en la red y cuáles son las consecuencias que esto puede conllevar.
Jáuregui agrega que los padres deben sirven como nexo entre los especialistas y los jóvenes. Además de crear un ambiente seguro para nuestros hijos, es necesario protegerlos mediante filtros de seguridad para de esta manera minimizar sus naturales curiosidades que tienen sobre la sexualidad durante la etapa de la pubertad.