miércoles, 29 de septiembre de 2010

Lima en sus manos


El nuevo alcalde de Lima tendrá como tareas principales resolver los problemas de seguridad ciudadana, el caos vehicular y el medio ambiente, que durante todos estos años no pudieron ser resueltas, ya sea por negligencia o dejadez. En el presente informe le presentamos los principales proyectos de Susana Villarán y Lourdes Flores


Proyecto Río Verde
Susana Villarán tiene entre sus planes convertir el río Rímac que actualmente es una vasta extensión de aguas desteñidas, un “zanjón” de tierra y piedras dado al olvido, en un malecón extenso, como lo que ahora es el Parque de la Muralla, pero más prolongado a lo largo y ancho de San Martín de Porres; El Rímac; El Agustino; Barrios Altos y San Juan de Lurigancho, cuatro distritos beneficiados. Así es. El proyecto se llama Río Verde, el cual indica que el grupo técnico de Villarán (FS), realizará todo un cambio a la visión que tenemos hoy del río Rímac.
Pero de qué se trata el proyecto Río Verde. Este es un proyecto de desarrollo para recuperar el río Rímac. La osadía de esta idea está en su extensión: son cuatro kilómetros de remodelación. La propuesta fue planteada por el arquitecto y urbanista Augusto Ortiz de Zevallos quien se suma al equipo de Fuerza Social. Seguramente alguna vez usted, amigo lector, ha visitado el Parque de la Exposición o la Alameda Chabuca Granda al costado de Palacio de Gobierno. Pues bien, Ortiz de Zevallos fue el diseñador de ambos proyectos que ahora muchos limeños disfrutamos. La inversión es de 70 millones de nuevos soles. Eso traería valor agregado a las viviendas aledañas al río. “Este es un suelo estratégico frente a Acho, en el corazón de la cuidad. Ahí se podría hacer un coliseo para conciertos de 20 mil personas”, prevé Ortiz de Zevallos. La gente de los distritos comprometidos serían “los beneficiarios más directos, pero será sobre todo un lugar de encuentro para todos los limeños”, ofrece el urbanista. No solo los habitantes de los distritos colindantes al río serían los más felices, pues todo aquel desea ver un cambio concreto en la ciudad, apostaría por este proyecto que despierta interés y curiosidad.

50 soles a los policías en sus días de ‘franco’
Dentro del equipo técnico con que cuenta Susana Villarán está Gabriel Prado, asesor técnico en materia de seguridad ciudadana. Fuerza Social sea alcaldesa propone otorgar un bono de 50 soles diarios a los policías para que laboren en sus días de ‘franco’ para el Estado.
“Normalmente el personal policial tiene 15 días de labor y 15 días de ‘franco’, lo cual, para nosotros, es nocivo y perjudicial”, precisa el asesor Prado. El técnico plantea el pago para que el personal policial siga sirviendo al país y no sea contratado por los bancos o casinos donde presta sus servicios. Para ello, “se requiere una fusión entre el gobierno Local y el gobierno Nacional para que contribuyan con el presupuesto. En Lima tenemos un promedio de 29 mil 128 efectos policiales. Planteamos, por tanto, que debemos remunerar a la policía dando 50 soles por día a cada uno de ellos. Esto, de forma mensual, son 750 soles al mes”, calcula.
Con relación a la labor del serenazgo, Prado dijo que cumplen “una buena función sólo en algunos distritos: Miraflores, La Molina, San Isidro y Surco. Sin embargo, estos no son lo mismo en todo Lima ya que cada quien opta por seguir sus propias reglas de juego”, manifiesta.
Coincidencias o no, el equipo técnico del PPC también sostiene que los policías salgan a las calles a resguardar la seguridad, así como el pago de 50 soles para los efectivos.
Por otro lado, Fuerza Social plantea que los vecinos sean vigilantes de la seguridad de sus calles e informen de lo que ocurre a la policía o serenazgo. Para ello señalan que deberá crearse las Rondas Vecinales, cuyos integrantes a través de un programa contarán con un seguro de vida y salud.
Por último, Villarán presenta en su plan de Gobierno la necesidad que el Congreso modifique la Ley Orgánica de Municipalidades y Ley Orgánica de la Policía, ya que tiene la intención de crear dentro de la PNP a la policía metropolitana para la circunscripción en la comuna limeña.

Caos vehicular se resolverá con la formalización
El responsable del plan de transporte público es Gustavo Guerra García, ex viceministro de Transportes. Él señala que de ganar FS los primeros días de trabajo – desde el 4 de octubre hasta el 31 de diciembre – el nuevo equipo edil estará estudiando el proceso de licitación de los principales proyectos que tiene para resolver el caótico transporte limeño: ampliación de la av. Ramiro Prialé; de la Vía Expresa hasta la Panamericana Sur; y, un proyecto fundamental que beneficiaría a un millón de pobladores que es el viaducto que unirá San Juan de Lurigancho con el Centro de Lima.
En la ciudad de capital hay 30 mil unidades de transporte. De esa cifra (30 mil), el equipo de Villarán pretende formar 60 empresas con 500 unidades cada una (en esas empresas estaría toda la flota vehicular), que tendrían cinco rutas exclusivas según el mercado. Así, cuando no hay demanda, no estarían circulando todas las unidades. Sin embargo, lo que percibe usted o yo, como ciudadanos que utilizamos el transporte público, es un laberinto por varias arterias de la capital. Por tanto, Guerra García, al afirmar que las empresas tendrán cinco rutas, estaría reduciendo el tránsito y, a la vez, las horas de trabajo de choferes y cobradores.
El asesor sostiene que “la gente que trabaja en el transporte público lo hace 14 ó 16 horas diarias, están estresados o neuróticos a la hora de llegar a su casa. En el esquema que proponen trabajarán un máximo de ocho horas. De esa forma, la reducción de unidades que circularán se compensará porque cada chofer trabajará menos horas y no se perderán empleos”.
El tiempo establecido para este ordenamiento está en los primeros dos años. Durante ese tiempo, afirma Guerra García, organizarán a las empresas para otorgarles la licitación de las rutas. “Los requisitos para que estas se formalicen serán que todos los trabajadores estén en planilla y que los propietarios de vehículos pasen a ser accionistas. La licitación de las rutas será por diez años”, asegura.


Escribe: Héctor Vargas